Las Águilas Cibaeñas y sus fanáticos, ante el próximo campeonato

Por Ramón Antonio Veras

1.- Las Águilas Cibaeñas, papaúpa del béisbol profesional dominicano, y las que más campeonatos han ganado en menos tiempo de existencia, el año pasado se coronaron  campeonas del  béisbol  nacional y magnificas, invictas   en la Serie del Caribe.

 2.- Esas mismas Águilas Cibaeñas, en el curso del anterior  campeonato demostraron una vez más su intrepidez, al ganar la serie semifinal cuando faltaba un juego para ser eliminadas, y en igual situación triunfaron  en la  final, coronándose campeonas. ¡Cuánta grandeza!

 3.- Las Águilas Cibaeñas, han demostrado en toda su gloriosa historia beisbolera, que son sumamente dificultosas de superar, porque es un equipo de tradición ganadora,  no para ser sometido. Su bravura está probada

 4.-  Por la forma nueva de ganar que puso en práctica el pasado año, al liquidar al adversario a la hora de recoger los bates, los equipos que enfrenten a la indómita novena cibaeña en el próximo campeonato, jugarán bajo estado de miedo, porque saben que causa pavor medirse con las campeonas nacionales y caribeñas. Sin duda alguna, el miedo es libre.

 5.- Los aguiluchos están de pláceme como siempre, porque ningún seguidor de los otros equipos de béisbol profesional dominicano, puede hablarles de pelota hasta el final del mes de febrero de 2022, porque mientras tanto son los campeones nacionales y del Caribe. Calladitos, por  favor.

 6.-  En nuestro país, lo que está demostrando el béisbol profesional con la celebración de los campeonatos anuales, es que ese entretenimiento para pasar el rato, ha perdido  el sentido de competición, por la extrema superioridad aguilucha ante sus rivales. Las Águilas Cibaeñas lucen inmensas, ante la pequeñez de sus oponentes.

 7.-  De todas maneras, hay que darle seguimiento al pasatiempo de nuestra pelota, sin olvidar que los aguiluchos siempre han sido piadosos con los fanáticos de aquellos equipos que, con más años de vida que las águilas, se comportan impertinentes, pavoneándose de una gloria ya ajada, y sumamente estropeada, precisamente,  por los bates de las Águilas Cibaeñas.

Por: Ramón Antonio Veras

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar