Lafontaine afirma dirección Colegio Médico quedó acorralado en la comedia del absurdo

Por lunes 15 de agosto, 2016

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El ortopedista y dirigente nacional del Partido de la Liberación Dominicana, Roberto Lafontaine, dijo que la actual directiva del Colegio Médico Dominicano carece de argumentos para demostrar porque el Estado debe pagar más por menos horas de trabajo que las estipuladas por ley.

Lafontaine también criticó que los dirigentes no pudieron explicarle al país la lógica de la decisión de abortar el proceso de negociación con la comisión gubernamental para retomar el camino de las huelgas hospitalarias como medio para exigir el respeto al derecho adquirido de trabajar 20 horas semanales.

“Quedaron acorralados en la comedia del absurdo. Trampa en la que cae todo el que quiere hacer racional lo que es inexplicable por sí mismo de forma sencilla, lógica y convincente”, explicó Lafontaine en un artículo titulado “Dirigentes médicos en la trampa del absurdo” publicado en Vanguardia del Pueblo Digital y referido por la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

El exdirector de los hospitales Francisco Moscoso Puello y Darío Contreras considera que desarrollar las condiciones propicias para ofertar servicios de salud óptimos en los hospitales públicos es una responsabilidad de todos los actores del sector y que la misma ha sido postergada en el proceso de reforma e indefectiblemente va a impactar al subsector de los servicios privados, por lo que toda la población será beneficiada.

“Los dirigentes colegiados mal harían con oponerse a firmar el consenso logrado y más cuando sus demandas salariales fueron satisfechas y, peor aún, tomando como base el componente del cumplimiento del horario cuando todos están consciente que el retomar el espacio hospitalario es determinante para recuperar las condiciones propicias para ofertar servicios de salud”, subrayó.

El galeno entiende que la firma del acuerdo con casi todos los gremios participantes en la mesa del dialogo es un indicador de satisfacción de las demandas comunes a los sectores involucrados, tanto el gubernamental como el gremial, y que las mismas pueden ser resumidas en el desarrollo de una política salarial.

“Elemento indispensable para lograr el medio optimo con el recurso humano adecuado para revertir la insatisfacción, los efectos adversos, la mortalidad evitable y la poca humanización de los servicios de salud que reciben los pacientes al procurar atención en los hospitales”, agrega.

Lafontaine señala que las ocho horas diaria consignada en la ley es una jornada laboral para ser cumplida por todos los empleados públicos, “no viola los tratados internacionales y la reducción de la misma más que ser reclamada como un derecho adquirido es un privilegio perverso producto de la conversión del tiempo estipulado para una de las intervenciones en salud del médico especialista, como es la consulta, en el tiempo total de duración de dicha jornada”.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar