La próxima novela de Benjamin Black será veneciana, erótica y “enfermiza”

Por EFE viernes 4 de mayo, 2018

EL NUEVO DIARIO,VALENCIA, ESPAÑA.- El escritor irlandés John Banville trabaja ya en una nueva novela policíaca bajo su “alter ego” Benjamin Black, titulada “Vísperas venecianas” y ambientada en la ciudad de los canales en el año 1900, una obra que, según avanzó hoy será “oscura, erótica y un poco enfermiza”.

Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2014, ve “interesante” a España como un posible escenario de sus novelas policíacas.

Sin embargo, se pregunta: “¿Cómo traigo a Quirke (el patólogo protagonista de sus historias) de Irlanda a España en los años cincuenta? ¿Qué podría estar haciendo?”, ya que imagina a su célebre personaje “con su traje negro, intentando soportar el calor, secándose el sudor constantemente y soñando con la lluvia”.

Durante un paseo por la ciudad de Valencia (este de España) con motivo de su participación mañana en el festival VLC Negra, su editora en Alfaguara, Maria Fasce, le enseñó una tienda de sombreros con más de cien años de antigüedad, que para Banville podría ser un buen comienzo para una novela ambientada en los años cincuenta.

Esta década es en la discurre “Pecado”, su última obra policíaca, editada en 2017 y ambientada en su Irlanda natal.

En rueda de prensa, Banville (Wesxford, 1945) defendió que “no hay géneros mayores ni menores” en la literatura, por lo que la novela negra no debería distinguirse del resto.

El ganador del premio Booker presentó también su último libro, “La señora Osmond” (Alfaguara) donde “homenajea” a Henry James y afronta el reto de continuar la obra “Retrato de una dama”, que el autor estadounidense escribió en 1881 y cuyo final dejó abierto.

“No soy un místico, no creo en fantasmas ni en espíritus de los muertos”, aseguró, aunque bromeó con que con este atrevimiento “quizá James esté revolviéndose en su tumba” o acaso le diga: “Tú, pequeño cerdo irlandés, ¿qué estás haciendo?”.

En “La señora Osmond”, Banville da protagonismo al personaje de Isabel Archer, una mujer ingenua e inquieta con el que el escritor irlandés aborda la psicología femenina, aunque asegura que no ha querido lanzar ningún mensaje feminista.

“Supongo que mi problema es que no hago diferencias entre hombres y mujeres ya que para mí son todos seres humanos”, manifestó, aunque destacó que todo lo que ha aprendido en su vida lo ha hecho de las mujeres, empezando por su madre.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar