La paloma que no puede volar

Por María Hernández

Parece  el título de una canción, pero es una situación real por la que está pasando una hermosa y valiente paloma a la que se le ha estropeado un ala y por más que intenta no logra levantar el vuelo.

Llegó con otras 12 palomas al patio y se tuvo que quedar en el suelo ante los esfuerzos por partir junto a las demás, después de comer, como lo hacen cada día.

La sensibilidad de cualquier persona queda al descubierto al ver la situación y no poder hacer nada más que esperar a ver si se recupera y darle alimentos en el piso.

Mucha inteligencia posee esa paloma. Casi no se mueve, pero cuando siente que le van a llevar de comer levanta la cabeza y mira para que nos demos cuenta de que aún vive.

Da vida al alma saber que  todavía está viva. Es una rutina mirar el escondiste que ha escogido, entre unas matas de plátanos, para pasar desapercibida ante cualquiera y alegra saber que sigue respirando.

Agua, arroz y pan mantienen viva a la impresionante paloma de colores negro y gris, con algunas pinceladas blancas y ojos marrón claro, además de su corto  pico.

Esa paloma pasa, en la actualidad, lo que un ser humano al que no dejan crecer y mantienen atado de pies y manos sin la más mínima posibilidad de libertad. Es como un pez sin aletas, un elefante sin su trompa, un caballo sin herradura, un gato sin pezuñas, un perro sin sus dientes, un gallo sin sus espuelas o un toro sin sus cuernos.

Cada día que pasa es una oportunidad más de vida para esa paloma que, aunque  inmovilizada, mantiene la esperanza de poder volver a  volar y alcanzar la libertad tronchada por el problema físico que padece, desde hace varios días.

La denominada paloma ceniza es  originaria de la República Dominicana y se encuentra dentro  de 434 especies bajo amenaza y en peligro de extinción, de acuerdo a la resolución 0037-2021 del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Las palomas pertenecen a la familia Columbidae de las cuales hay unas 369 especies ya identificadas.

La paloma bravía o Columbia Livia se halla asociada a las construcciones humanas tanto rurales como urbanas. Basa su dieta en el consumo de cereales, leguminosas y herbáceas, por lo que reciben el nombre de granívoras. Las palomas son bastante prolíficas por lo que podrían convertirse en un alto riesgo para la salud de la colectividad.

Los polluelos de las palomas son capaces de poder volar a los 35 o 37 días, aunque continúen dependiendo de sus progenitores.

Los científicos han encontrado un hongo en las palomas denominado Cryptococcus  neoformans que produce la criptococosis que es una infección producida por el mencionado hongo que se encuentra en las heces de las palomas. Este hongo afecta a los humanos con tos, dolor de cabeza, fiebre, fotosensibilidad, cuello torcido, meningitis y rigidez en el cuello, entre otras dolencias.

En Barcelona, España, en 2020  se registraron muertes masivas de palomas y en un mes llegaron a morir unas cien palomas, aparentemente intoxicadas.

De acuerdo a un informe de la revista Bloomberg los nuevos ricos que hay en China tienen una gran afición por las carreras de palomas, las cuales son muy bien pagadas.

En Santo Domingo las palomas tienen un parque, el Parque Colón, al que también llaman el Parque de las Palomas, que es una atracción para los turistas que nos visitan desde diferentes partes del mundo y para los dominicanos que residen en el exterior cuando regresan a su país.

Seguiremos cuidando a la atrofiada paloma con la esperanza de que nuevamente pueda elevar su vuelo y ser feliz con el vibrar que le produce el viento en las alturas.

Por: María Hernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar