La esencia del poder

Por Luis Columna Solano lunes 10 de abril, 2017

Cuando yo era apenas un jovencito y hacia mis primeros pinitos en la actividad política, escuchaba siempre hablar de los funcionarios del gobierno y luego empecé a indagar sobre sus funciones y rangos hasta que percibí que la persona más influyente en el entorno del presidente de la República, no era precisamente el Vicepresidente(a) de la República, sino los Secretarios de Estado de la Presidencia y Administrativos de la Presidencia, hoy ministros.

 

En la década de los ochenta, el pueblo fue testigo de nombres sonoros y ostentosos de poder político que acompañaron a los presidentes: Joaquín Balaguer y Salvador Jorge Blanco. Nombres que iban acompañados de apellidos De Camps y Bello Andino… Luego en la segunda mitad de la década de los noventa, empezamos también escuchar en la misma posición y al lado de los presidentes Leonel Fernández e Hipólito Mejía, los apellidos Medina Sánchez, Grullón, Piña Toribio y ahora Peralta y Montalvo con Danilo Medina.

 

Ahora bien, la gran novedad es que Juan Ramón Peralta no es Ministro de la Presidencia, sino Ministro Administrativo de la Presidencia, cargo que en anteriores administraciones no tenían un papel político tan mediático y significativo en término de poder como ahora. Peralta es actualmente el Ministro más influyente del presente gobierno y lo fue igualmente del anterior. Para muchos simplemente el hombre fuerte del presidente Danilo Medina. El funcionario de más alto nivel que lo ha acompañado siempre en todas una cada una las cientos de visitas sorpresas y viajes oficiales al exterior.

Sin lugar a dudas podríamos afirmar que Danilo Medina fue el último Ministro de la Presidencia con poderes especiales a nivel de jefe de gabinete o primer ministro, así como que Juan Ramón Peralta, es el primer Administrativo de la Presidencia con mayor jerarquía y autoridad política en la historia del país. En nuestra opinión lo defino como un funcionario audaz, con capacidad de respuesta rápida y precisa, un maestro en el uso de la palabra, buen gestor de la cosa pública, un administrador eficiente y un buen compañero.

La labor que Peralta está desarrollando en el gobierno no se limita a administrar los recursos económicos del Poder Ejecutivo; es después del Jefe del Estado, el principal activo político del gobierno en aras de salvaguardar su buena imagen y principio de transparencia de cara a todos aquellos que intentan reducir por cualquiera de las vías, la figura del presidente Medina y del gobierno.

 

Comenta