La encomiable labor humanitaria de DxC en el exterior

Por Elias Samuel Rosario Mata jueves 26 de mayo, 2022

Los dominicanos que residimos en el exterior, no solo hacemos grandes aportes económicos a nuestro país. Sino que, además muchos nos preocupamos y aportamos para aliviar las penurias de personas discapacitadas residentes en sectores sumidos en la miseria. A los que no se les presta la atención debida y nunca son tomados en cuenta para incluirlos en los presupuestos estatales.

 

Es una amplia franja social olvidada, que habita en las sombras de los barrios marginados. Un hecho, que no solo se registra en nuestro país, sino que es parte de los países subdesarrollados. Donde las limitaciones presupuestarias de los Estados, los obligan a centrarse en los sectores que tienen la capacidad para reclamar mejores condiciones de vida, a través de manifestaciones públicas.

 

Por tal razón, las personas discapacitadas procedentes de familias pobres, quedan en el olvido, dependiendo solamente de sus familiares. Lo que aumenta la carencia y la angustia de la triste situación. Imagínese lo difícil que puede ser, transportar a un centro de salud sin una silla de rueda, a una persona que no puede caminar.

 

El humanismo como conjunto de valores tendente a aliviar el sufrimiento, ocupa un espacio en la esfera política. Es éticamente comunitario, convierte la asistencia social en un valor político. El Partido Dominicanos por el Cambio (DxC) en el exterior, viene realizando una gran labor humanitaria en favor de las personas discapacitadas de nuestro país.

La compasión ante el sufrimiento y el dolor ajeno, va de la mano con el bienestar de una población, que es la misión de la actividad política. En ese sentido, la alta dirigencia de Ultramar del partido, realiza incesantes esfuerzos colectando equipos para personas discapacitadas. Los cuales se envían al país, donde son recibidos por los lideres nacionales y distribuidos sin distinción.

Siros Brenes, presidente Federal, Elpidio Rondón, Griselda Alvares y Sara Herminia de la Cruz, secretaria de la mujer en la filiar de Ne Jersey y presidenta de la fundación “Ángel Ariel” conforman un equipo de personas dotadas de excelentes cualidades humanas, por mucho tiempo vienen realizando estas labores humanitarias en favor de las personas discapacitas y sus familiares.

Soy hombre, nada humano me es ajeno, escribió el sabio Publio Terencio, 165 años ante de Cristo.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar