La CE insiste a Alemania para que impulse la inversión y reduzca su superávit

Por El Nuevo Diario miércoles 22 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- La Comisión Europea (CE) instó hoy a Alemania a aplicar una estrategia de inversiones para reducir el superávit por cuenta corriente, que alcanzó su cifra récord en 2016, con un 8,7 % del Producto Interior Bruto (PIB) y genera desequilibrios económicos en la eurozona.

"Animamos a Alemania a aplicar una estrategia de inversiones para reducir ese desequilibrio, que empezaría a disminuir en 2017", afirmó en rueda de prensa el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación de los informes por país que analizan la economía de los Estados de la Unión Europea (UE), salvo Grecia.

Moscovici alertó de que "sigue habiendo desequilibrio", que "se traduce en un ahorro de los hogares muy importante y en una dependencia de la demanda exterior" y, aunque reconoció "medidas recientes" de Berlín para aumentar las inversiones", advirtió de que no hay "un crecimiento" de estas en el PIB.

El informe dedicado a Alemania subraya que ese superávit tiene "relevancia transfronteriza", es decir, puede afectar a sus socios europeos, y refleja "exceso de ahorro y escasas inversiones tanto en el sector público como privado".

De hecho, Bruselas afirma que a nivel europeo los altos superávit por cuenta corriente, de los que Alemania es el principal exponente, junto con los préstamos fallidos en algunos Estados, como Italia, constituyen un riesgo importante para los socios.

"El superávit por cuenta corriente creció en 2015 y 2016 y se espera que se mantenga elevado", por encima del 8 % del PIB en 2018, frente al umbral del 6 % fijado por Bruselas.

El análisis de la CE añade que la inversión pública ha crecido en los últimos años, pero que la proporción con respecto al PIB "es aún baja", en comparación con la de la eurozona y habida cuenta del margen fiscal y el atraso en la inversión, en particular a nivel municipal.

"Acciones políticas adicionales deberían fortalecer la inversión, incluida una reforma del sector servicios y mejora de la eficiencia del sistema fiscal, así como una estimulación de la actividad del mercado laboral, en concreto para los empleados secundarios, con bajos salarios o más mayores, para impulsar las rentas de los hogares", concreta el Ejecutivo comunitario.

Entre los retos a los que se enfrenta Alemania, la CE también cita el aumento de la inmigración en los últimos años, y, aunque reconoce "esfuerzos considerables" de Berlín para acoger a solicitantes de asilo e integrar a refugiados, afirma que existen "barreras institucionales para el reconocimiento de sus cualificaciones".