La Asamblea de una Isla

Por lunes 15 de agosto, 2016

Pensando Hoy

Las emociones, son impulsos neurobiológicos que regulan los estados de ánimos del “Ser, Yo” al responder a la actividad bioquímica del cerebro y su relación con el alma, o altar de las emociones y trono de la voluntad. Las emociones son como un mar en movimiento, cuyas olas son agitadas por los vientos; vienen y van, pero el mar permanece en su lugar, generalmente sin modificar las costas.

Se dice que en un cierto lugar, se congregaron las virtudes superiores junto a las emociones positivas y decidieron jugar a la escondida. Entre ellas se destacaban, el amor, la verdad, la bondad, la sabiduría, la justicia; las cuales andaban acompañadas de algunos de sus parientes más cercanos, el honor, el deber, y su hermana mayor, la honra; y su gemela la paz, junto a la otra hermana de nombre lealtad. Una vez allí, la alegría, el gozo, la pasión, el entusiasmo, la motivación, el contentamiento, entre otras. Resolvieron jugar a las escondidas, tomando cada quien una dirección para esconderse con la promesa de salir a flote para mostrarse y celebrar el juego de las circunstancias.

Muy cerca del lugar, había una reunión de todas las desvirtudes y emociones negativas. Se destacaban en esta, el odio, la mentira, la ingratitud, la hipocresía, la indiferencia, la traición, una señora prepotente llamada vanidad, junto a los notables señores, orgullo, engaño, corrupción, ingratitud, amor propio; amor al dinero, y sin juicio que ejercía de secretario general; junto a otros señores, quienes esperaban la llegada de una prominente señora, de nombre “Tormenta ” que viajaba acompañada de su esposo “Invasión de la privacidad” y sus hijos desolación, soledad, entre metido, oportunista, explotador, poca vergüenza, amargura, y sin aplomo, el hijo menor; entre otros muchos miembros de la familia díscola y disfuncional.

Una vez reunidos hacían una bulla enloquecedora, tocando los peores géneros musicales, bailando el perreo y otros subgéneros, insultando así lo clásico, y gritando pestes contra las virtudes superiores. Hablaban de condenar al destierro los músicos de la sinfónica y apresar a todo aquel que creara una pieza literaria, musical o legislativa que tuviera o promoviera valores éticos y hábitos de convivencias saludables. No conformes con esto, invadieron la otra reunión, prometiendo acabar con todo lo de bueno que encontraran a su paso. Ante este panorama y debido a las presiones del medio, comenzaron a salir las virtudes que estaban escondidas. Una vez fuera, junto a las emociones positivas, se dieron cuenta que la verdad, no se había movido de su lugar. Se sorprendieron al encontrarle conversado amigable y serenamente con el tiempo como si no se enteraran de la invasión de las emociones negativas y las desvirtudes que celebraban al lado la llegada de “tormenta y sus acompañantes”…De inmediato se acercó el honor y le preguntó a la verdad sobre por qué no se había escondido. Y ella respondió, que justamente por su naturaleza propia de ser la “Verdad” no debía, no podía y no quería esconderse…Porque al actuar de esa manera perdería esencia y más temprano que tarde sería encontrada.

De inmediato fue aplaudida calurosamente por las virtudes superiores y las emociones positivas. Lo hicieron de tal forma que la tormenta abandonó el lugar, sin dar orden de retirada a sus acompañantes, los cuales al verse abandonados, algunos se suicidaron en tierra, otros se lanzaron al mar, otros siguieron luchando frenéticamente para acabar con lo bueno y darle paso al mal como norma social de todos los espacios, o robarse todo lo que pudieran para regresar a sus escondites. De entre éstos, algunos, incluyendo la duda, la corrupción y la irresponsabilidad, fueron hechos prisioneros por el deber, que era jefe de seguridad de la asamblea donde se hallaban las virtudes superiores y fueron condenados de inmediato al destierro, por decisión soberana de la verdad, en respuesta a la defensa del abogado el tiempo, y acogiendo el informe que presentó el amor que era fiscal general.

De nuevo entonces, deliberaron, y resolvieron coronar a la señora “Paz” reina del lugar. La sabiduría fue designada canciller de la República, con énfasis en el manejo apropiado de todas las relaciones bilaterales y multilaterales, en adición a sus demás funciones. El señor esfuerzo fue nombrado director de operaciones, la señora alegría, fue nombrada, directora de eventos, el señor deber, fue designado procurador general, el señor honor, fue designado jefe del tesoro, el tiempo fue escogido presidente de la suprema corte de justicia, la libertad fue designada, jefa suprema del tribunal constitucional, limpieza fue designado jefe del consejo electoral, el gozo fue coronado rey de los territorios ocupados y por ocuparse. La lealtad fue puesta a cargo del ministerio del interior, la señora justicia sana, fue designada a cargo del recién creado ministerio “Todas las obligaciones del hombre”. La verdad, fue designada rectora de la universidad de la vida; y el amor fue electo presidente. Entre otras designaciones.

La siguiente reunión fue con carácter general e inmediato. La primera resolución fue bendecir y glorificar a Dios por haber creado en inspirado en la naturaleza humana las virtudes e instintos superiores.

La segunda resolución fue dar la bienvenida a la vida y acoger su designación como jefa de gabinete, con especial atención a los asuntos internos.

La tercera resolución fue apresar la duda, con su hermana gemela falta de fe.

La cuarta resolución fue condenar la poca vergüenza, su consejera la inmoralidad y su gemela la impunidad.

La quinta resolución fue designar al progreso “Ministro de trabajo”. En ese mismo memorándum, el señor Pulcritud fue designado jefe del ministerio de finanzas, el señor Orden, Jefe de la Policía, el señor Disciplina, Ministro de las fuerzas armadas, el señor Integridad, fue designado jefe de ética pública, con énfasis en la prevención del delito. El señor buen corazón, fue designado jefe relaciones afectivas con base de fe, con énfasis en crear condiciones apropiadas para la convivencia pacífica y los asuntos espirituales y del alma. El señor Cordialidad fue designado, Ministro de medio ambiente, con énfasis en la preservación de los recursos naturales, por encima de los intereses de grupos, con orden precisa de apresar de inmediato a todo aquel, o aquellos que se roben o quieran robar lo nuestro, incluyendo la anguilla rostrata.

Con ese mismo decreto, fue designado el señor Planificación, como jefe de estrategias sociales de desarrollo y crecimiento humano.

El señor Innovación, fue designado encargado del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología.

La señora Moralidad, fue designada encargada del recién creado Ministerio de la familia.

Ante todo este movimiento de acción social, el señor corrupción trato de escaparse por cualquier vía. Pero como estaba tan elevado, quiso volar a otras tierras, llevándose las riquezas de todos. Pero fue alcanzado por un cohete de fabricación cacera, marca persecución, hecho en los talleres de la justicia. Una vez en funciones, este consejo de gobierno, resolvió de inmediato, perseguir la corrupción en todos sus niveles. La ignorancia fue condenada, igual que la indiferencia al destierro. El hambre fue apresada, la desigualdad, fue destituida de sus funciones. El sub desarrollo fue expulsado del territorio por afrentoso y mal intencionado. La pobreza fue condenada a cadena perpetua. La psicología del rumor social, conteniendo miedo, manipulación, intimidación, mentiras sociales y demás enemigos de la patria… Fueron sacadas del territorio y retiradas del currículo académico de todas las universidades y se prohibió su difusión por todos los medios que controla el estado en el territorio, o que operan por iniciativa privada o propia. La salud, la alimentación, la seguridad y la educación fueron publicadas como materias pendientes a todos los profesionales de la isla en los últimos 50 años. Se prohibió olvidar la niñez, destruir la juventud, perturbar a los envejecientes y marginal los ancianos. Quedo absolutamente prohibida la violencia de género en todas sus formas. Se acordó regular el comercio binacional y establecer reglas para las relaciones comerciales, así como una política de inmigración coherente, consistente, justa e imparcial. Se prohibió falsear información, duplicar instituciones, crear organizaciones fantasmas, elegir traficantes y mafiosos a cargos de representación popular, comprar periodistas, sesgar la opinión pública, blindarse de inmunidad parlamentaria o diplomática. Se prohibió elecciones truncas, comprar votos, comprar conciencias, humillar la dignidad de un pueblo y mancillar la honra pública de sus ciudadanos. Se prohibió el irrespeto a la constitución y las leyes, igual se prohibió comer cosas podridas y mal nutrientes.

Se resolvió crear un estado de derechos donde prime la justicia con orden, la libertad sin libertinaje, el progreso sin robo, la educación en valores, la verdad indeclinable con norma pública, haciendo de la transparencia una materia en cada ciclo de la educación social. Fue apresada la impotencia social junto con la complicidad y la asociación de malhechores. Finalmente se resolvió apresar la duda, alimentar nuestra fe, y construir un estado de bienestar para todos y todas que resista toda clase de asaltos a la felicidad colectiva. Solo así, se podrá vivir en la isla.

“Compra la verdad, y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia”. Prov. 23:23.

El Dr. Manuel Valdez, es presidente del Partido Nueva Generación, del Movimiento Amigos de la Patria, y de APS Escuela Internacional de Liderazgo. Autor del libro: Cuando se Enferma un Pueblo. Entre otros.

Por Manuel Valdez

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar