Israelíes y palestinos se preparan para recibir una propuesta de paz de EEUU

Por EFE viernes 24 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, JERUSALÉN.- Israelíes y palestinos se preparan para recibir, posiblemente en las próximas semanas, la propuesta que debería llevar a lo que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha calificado pomposamente de “ultimate deal” -pacto final-, en un momento en que ninguna de las partes parece preparada para un diálogo real.

“Todavía no hay nada presentado, pero dicen que será pronto”, señaló a Efe un alto cargo palestino que pidió anonimato y que precisó que no hay “ninguna esperanza” de que la iniciativa de la Casa Blanca vaya a acercar un acuerdo.

El analista del diario israelí “Haaretz” Yosi Verter afirmó esta semana que la propuesta de Washington “está en los estados finales de preparación y se prevé que sea entregada a las partes a principios de año”.

En el “Yediot Aharonot”, el columnista Ben-Dror Yemini, también aseguraba tras visitar Washington recientemente que los principales “think tanks” estadounidenses consideran que el texto “está a punto de tomar forma real” y será presentado “en las próximas semanas”, e insistía en que este no llevará a ninguna parte porque “los palestinos siempre dicen ‘no'”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se vio obligado a responder a lo que llamó “especulación sobre el plan diplomático del presidente Trump”, señalando que no va a pronunciarse sobre él, pero garantizó que su postura “se decidirá guiándose por los intereses de seguridad y nacionales del Estado de Israel”, como ya ha “clarificado a los amigos (norte)americanos”.

Según diversos medios, la propuesta estadounidense incluiría la creación de un Estado palestino independiente, aunque no necesariamente en las fronteras de 1967, como exigen los palestinos y la comunidad internacional, e iría acompañada de un importantes incentivos económicos de los países árabes, fundamentalmente de Arabia Saudí.

El digital “Middle East Eye” (“Ojo en Oriente Medio”) asegura citando a fuentes diplomáticas occidentales que el plan contempla reconocimiento de un Estado palestino que incluya Gaza y las Áreas A y B de Cisjordania, así como “parte” del Área C, hasta ahora bajo control israelí y donde están la mayoría de colonias judías.

Este plan contendría 10.000 millones de dólares de donaciones internacionales para apoyar la construcción del Estado y el retraso de la toma de decisión sobre Jerusalén -cuya parte oriental permanece ocupada desde 1967- y sobre el retorno de los refugiados que huyeron de la región tras el establecimiento de Israel.

“No se va a aceptar un acuerdo interino, tras el uso que Israel le ha dado al de Oslo”, declaró a Efe una fuente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) involucrada en las negociaciones, que también rechazó que se pueda dar el sí a ninguna propuesta que no contemple Jerusalén Este como capital de Palestina.

Naser Alqidweh, portavoz de Al Fatah, el partido que encabeza el presidente palestino, Mahmud Abás, dijo a un grupo de periodistas esta semana que los palestinos sienten “la necesidad de una conversación más seria con los americanos sobre un plan potencial” y reclamó “ser incluidos de una manera mucho más efectiva en la discusión”.

El analista del International Crisis Group en Israel Ofer Zalzberg cree también que “Washington intenta presentar un plan para comienzos de 2018” y añade que esto “parece ser parte de un proceso coercitivo en el que se espera que EEUU logre el ‘sí’ israelí y Riad logre el ‘sí’ palestino”.

En su opinión, hay un esfuerzo sin precedentes por parte de Washington para atender los intereses y aspiraciones de Israel, algo que “aumenta la posibilidad de un rechazo al plan, en particular por parte de la OLP”.

Considera que ambas partes están preocupadas por el rumbo que pueda tomar la situación, ya que los palestinos “temen que Arabia Saudí haga concesiones en intereses primordiales”, mientras que los israelíes “tiene aprensión a cruzar el Rubicón de (el reconocimiento de) la independencia palestina”.

A principio de este mes, Abás fue invitado a visitar Riad, donde se encontró con el príncipe Mohamed Bin Salman que, según el digital “Middle East Monitor”, le habría dado un ultimátum: o acepta la propuesta de Trump o abandona el cargo.

Analistas indican que Riad necesita un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos para poder contar con el apoyo israelí en su lucha contra el aumento de la presencia e influencia iraní en la región, un interés que estos dos países sin relaciones diplomáticas entre ellos comparten.

Esta demanda estratégica podría empujar a Salman a rebajar las condiciones ofrecidas por la iniciativa árabe en 2002: reconocimiento de Israel por parte del mundo árabe a cambio de su retirada de todos los territorios ocupados (incluido Jerusalén Este) y una solución “justa” para los refugiados.

 

Apple Store Google Play
Continuar