Invertir en tecnología de voz

Por Arturo López Valerio martes 13 de septiembre, 2022

Las nuevas tecnologías pueden crear nuevas oportunidades para relacionarse con los clientes, pero ¿siempre vale la pena que las empresas construyan una presencia en estas plataformas?

Según Harvard Business Review, las empresas que lanzaron funciones informativas experimentaron un aumento promedio del 1 % en su valoración, en el mismo informe de 2021, casi la mitad de los usuarios de Internet de EE. UU. tienen un altavoz inteligente.

Dentro de la categoría de asistentes inteligentes, el líder es Amazon Echo con un 70 % de penetración del mercado, Google Home apenas alcanza un 25 %. Estos dispositivos permiten a los consumidores usar el lenguaje natural para hacer cualquier cosa, desde hacer un pedido en línea hasta buscar una receta.

Pero más allá de las funcionalidades proporcionadas directamente por el fabricante, estos asistentes también sirven como una plataforma en la que los clientes pueden conectarse con cualquier empresa de terceros que ofrezca una aplicación (conocida como Skill en el Echo y Action en el Nest) en ese sistema.

En la República Dominicana, la adopción de dichos dispositivos alcanza las 250 mil unidades aproximadamente, según el Reporte Intelligence de Economía Digital de la firma Tabuga. Las proyecciones muestran que dichos dispositivos sobrepasarían las 630 mil unidades para el año 2026.

La sabiduría convencional sugiere que desarrollar este tipo de capacidades podría ser una excelente manera para que las empresas interactúen con sus clientes en una nueva plataforma y, por lo tanto, fortalezcan su posición en el mercado. Los costos sustanciales asociados con el desarrollo de una función de asistente de voz no siempre compensan los beneficios.

Aunque algunas empresas experimentaron aumento positivo en la valoración después del lanzamiento de su asistente de voz, otros no experimentaron ningún aumento o incluso una disminución notable en el valor de mercado. 

Tras un análisis más detallado, se encontró que la respuesta del mercado estuvo influenciada tanto por el tipo de función de asistente de voz como por el tipo de negocio en el que se encontraba la empresa.

Es importante destacar que estas características no solo se aplican a las empresas cuya principal oferta de productos es algún tipo de contenido. Incluso las empresas que venden productos físicos pueden beneficiarse de las funciones de voz informativas: por ejemplo, el fabricante de cortadoras de césped Husqvarna desarrolló una habilidad que brinda información de mantenimiento y guía a los clientes a través del proceso de cambio de aceite.

Las funciones de control de objetos permiten a los clientes controlar objetos físicos en sus hogares, por ejemplo, pidiéndole a Alexa que inicie una carga de ropa o ajuste el termostato. Si bien estas características pueden ser útiles en algunos casos, varias limitaciones inherentes han impedido su adopción generalizada.

En primer lugar, estas herramientas generalmente solo permiten a los usuarios controlar un conjunto limitado de funciones, lo que significa que los clientes todavía tienen que interactuar físicamente con el objeto para acceder a la gama completa de funcionalidades disponibles.

En segundo lugar, como la tecnología de procesamiento del lenguaje natural aún está lejos de ser perfecta, es bastante común que los comandos de voz se malinterpreten, y para las funciones de control de objetos, esto puede conducir a situaciones peligrosas, como configurar el horno a 600 grados.

Finalmente, aunque falta tiempo para que esta tecnología madure, el país está invirtiendo 1.8 millones de dólares solo en este año en la adopción de estos dispositivos de Hogares Inteligentes.

Este avance abre un nuevo mercado no solo para las marcas locales sino para la industria de desarrollo de software TIC a nivel nacional.

Comenta