Injerencia rusa marca la confirmación del director de inteligencia de Trump

Por EFE martes 28 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Washington.- El nominado del presidente estadounidense, Donald Trump, para ser el nuevo Director de Inteligencia (DNI), Dan Coats, tuvo un aperitivo hoy de lo que será su caballo de batalla si es confirmado para el puesto: conocer los detalles de la supuesta influencia rusa en la Casa Blanca.

Los miembros del Comité de Inteligencia del Senado no dejaron pasar mucho, tras los tradicionales formalismos, para recordar a Coats, senador republicano hasta el pasado enero, que uno de sus "primeros retos" será colaborar en la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones generales del pasado noviembre.

El presidente del Comité de Inteligencia, el senador Richard Burr, le pidió colaborar también para determinar "si operativos políticos tuvieron contactos con Rusia", incluidas personas cercanas a la Casa Blanca.

Coats aseguró que su objetivo como jefe de la inteligencia estadounidense, que coordina 16 agencias relacionadas con el espionaje, "no será tener un rol político, sino presentar la verdad al presidente".

"No toleraré nada que no cumpla esos estándares", subrayó el candidato.

Según el exsenador, que tiene apoyos entre excolegas republicanos y demócratas y cuya confirmación no parece complicada, está claro "que Rusia intentó influir en la campaña, pero no sabemos hasta qué punto fueron exitosos".

Asimismo, reconoció que "debe darse una respuesta y tiene que haber consecuencias" por los intentos de injerencia electoral rusa, al tiempo que pidió aclarar las intenciones de Moscú.

Coats se mostró favorable a que el Congreso investigue la influencia rusa en los comicios, en las que se impuso Trump a la demócrata Hillary Clinton.

Trump había alabado durante la campaña el estilo de Gobierno del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

El lunes, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes acordó examinar, además, los supuestos contactos de miembros del equipo de Trump con representantes del Kremlin.

La Oficina del DNI fue creada tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra EE.UU. con la intención de evitar la descoordinación de las agencias de inteligencia y el último director, James Clapper, ha sido muy crítico de Trump por sus ataques a los servicios secretos.

Durante su etapa en el senado, Coats ha sido un férreo crítico de la Rusia de Vladimir Putin, especialmente tras su intervención en Ucrania y la anexión de Crimea en 2014.

Si es confirmado con premura, Coats llegará a los mandos de una comunidad de inteligencia que está teniendo fuertes roces con Trump y su círculo más cercano, y un equipo que está siendo ajustado con la llegada del teniente general retirado H.R. McMaster al puesto de asesor de Seguridad Nacional.

McMaster está diseñando un nuevo equipo de expertos en seguridad nacional tras la salida precipitada de Michael Flynn, que mintió sobre sus contactos con el embajador ruso antes de que la nueva Administración fuera investida el 20 de enero.

El rol del Director Nacional de Inteligencia, vacante con la salida de Clapper desde hace más de un mes, ha sido afeado por una orden ejecutiva de Trump que otorga a su jefe de estrategia, el exjecutivo del portal de extrema derecha Breibart Steve Bannon, un puesto permanente en el grupo de más alto nivel dentro del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca.

Para hacer hueco a Bannon, la Casa Blanca puso en un asiento no permanente al Director Nacional de Inteligencia, algo a lo que hoy Coats restó importancia.

El exsenador dijo que la Casa Blanca le ha dicho que "soy bienvenido, se me espera y se me requiere" en el NSC de manera constante, pese a los cambios que otorgan a Bannon un papel privilegiado reservado antes para la cúpula militar y de inteligencia.

"Se me ha asegurado (desde la Casa Blanca) que voy a ser parte de esas reuniones" de manera constante", explicó Coats.

Los senadores, tanto republicanos como demócratas, conminaron a Coats a ser duro y hablar claro y sin tapujos a Trump y su equipo, a lo que el nominado respondió: "vivimos en tiempos complicado, diré la verdad y no me preocupará no ser amable".

Coats subrayó que las grandes amenazas para Estados Unidos en la actualidad es el peligro de que los yihadistas del Estado Islámico (EI) consigan orquestar un atentado contra estadounidenses o la ciberseguridad, ya que "las tácticas son cada vez más sofisticadas". EFE

Apple Store Google Play
Continuar