Informe Lugano: ¿Sabe lo que Dice?

Por Francisco Rafael Guzmán miércoles 29 de abril, 2020

¿Sabe usted que es el Informe Lugano? Si no lo sabe, es un libro escrito sobre la situación caótica que vive el mundo, a partir de la globalización de la economía, y las intenciones de la clase dominante para mantener sus privilegios en el mundo. Ese libro fue escrito  Susan George, como si fuera una obra de ficción, pues al principio la autora va plasmando una trama  discursiva  en las páginas como si se tratara de un colectivo de autores. Lo pretende la autora es hacer notar que modelo neoliberal ha caotizado tanto a la sociedad,  de modo tal que mantiene desesperada a la clase dominante, la cual no quiere renunciar a sus privilegios y estos amenazados por el aumento de la población y la devastación del medio ambiente. La autora es norteamericana por nacimiento, nació en Estados Unidos, pero ha vivido en Francia. Su formación académica ha sido en el área de la política y la literatura. Ha sido miembro de Greenpeace.

En algún momento del discurso de la obra  aparenta como si la autora, siendo una crítica de la globalización, estuviera haciendo sugerencias -como si fuera una consejera o asesora de la clase dominante, especialmente de la burguesía financiera internacional- sobre qué hacer para salvar los privilegios de los grandes ricos, cuando en realidad ella no defiende los intereses de ellos.

El prologuista de la obra, Manuel Vázquez Montalbán,  dice: “… los responsables de la nueva fase del desarrollo capitalista llamada globalización, necesitan buscar abogados del diablo, informadores críticos y anónimos de la situación económica presente y futura, para no equivocarse y acelerar la conquista de los penúltimos objetivos. Quieren conocer sus eslabones débiles y los obstáculos de todo tipo que pueda tener la realización hegemónica e incontestable del sistema y utilizan a expertos en macroeconomía, desarrollo del trabajo, ecología, información, avances científico-técnicos, demografía para que les recodifiquen los logros y objetivos desde su disposición de cómplices y policías del espíritu…  la presente edición del Informe Lugano ofrecería uno de los diagnósticos más reveladores de las condiciones objetivas y subjetivas de la situación del capitalismo y de sus perspectivas de futuro…  No hay denominación inocente y economía de mercado convierte al mercado en el sujeto de la economía y en consecuencia de la política, de la cultura y de la sociedad… ” (Susan George: Informe Lugano. Barcelona, Iscaria editorial, 2001, Pág. 7).

Esto significa que en la sociedad capitalista, bajo la era actual en que es dominante neoliberalismo como modelo económico, en casi todo el mundo, coronado por la globalización de la economía, el mercado todo lo controla. Ahora bien, el mercado desde afuera actúa como los que los físicos llaman una fuerza centrípeta, provocando desórdenes que afectan a la población, sobre todo en países subdesarrollados como República Dominicana. Los acuerdos de libre mercado, con los desmontes de aranceles, lo que traen es casi siempre un deterioro de la calidad de vida, porque lo que hacen casi siempre es traer más inflación.

Generan un desorden interno, porque nos venden la idea de que lo importado es de mejor calidad y debe venderse más caro, pero rara vez la calidad de lo importado es superior. Sin embargo, cuando se exporta y se desabastece el mercado local, especialmente productos agropecuarios, también se genera inflación. Se produce así una entropía social, es decir un desorden social porque los pobres sobre todo no pueden alimentarse y viven en la indigencia en el peor de los casos, con la economía desregulada.

George, en la página 28 de la edición citada del informe, da cuenta de cómo  el malestar en la población provoca el crecimiento del delito, poniendo de ejemplo que en el 1995 el robo de vehículos en los Estados Unidos alcanzó el valor de 8,000 millones de dólares, los propietarios para ese año compraron equipos para prevenir el robo por 675 millones de esa moneda, esperándose que para el año 2000 la inversión fuera de 1,300 millones.

Esto significa que el cuerpo del orden, la policía, no puede prevenir mucho los robos de vehículos.  La autora habla de la ansiedad de la clase media y de la ira de los pobres,  estos últimos retratarían su pobreza al ver la televisión, al contrastar el modo de vida opulento de otros sujetos, acompañado de una conducta inmoral, las cuales   ven reflejados en las imágenes de la pantalla de ese aparato electrónico.

Los dirigentes occidentales, según George, pretenden promover los valores familiares para mantener unidas a las sociedades que sufren mayores tensiones, lo cual es un error, porque en la mayoría de las familias trabajan ambos padres, lo que hace que la familia nuclear se debilite. Esto ocurre así en los Estados Unidos y en Europa.

Lo que George llama capitalismo gansteril, que es el dinero proveniente de las drogas, tráfico de armas y de otras actividades ilegales, podría poner en peligro sistema legal de libre mercado, al mismo tiempo que la volatilidad de los mercados financieros  es una grave amenaza para la economía de mercado. Refiere la autora la debilidad de las instituciones (organizaciones) internacionales para prevenir los peligros que acechan al sistema de libre mercado.

Según nos deja ver la autora, con los acuerdos de libre comercio, Europa podría verse a consumir carne vacuna norteamericana de ganado alimentado con hormonas de crecimiento,  a lo que los europeos han sido renuentes.  Esto quiere decir que la Organización Mundial de Comercio no podría imponer buenas reglas en el mercado (Cfr. Pág. 47).

Hasta que apareció el COVID-19, en su propio territorio por primera vez, los chinos aparentemente consumían cualquier animal como alimento, entre ellos: ratones, pangolines, entre otros.  En fecha reciente, el gobierno chino publicó un listado de los animales que pueden ser objeto del consumo humano en su alimentación. La dictadura del mercado ha afectado la el capitalismo de Estado chino, ya que ese país quizás impelido por la sobrepoblación a consumir animales extraños, los cuales se venden como mercancía en ese país.

Sin embargo, esto no descarta que, aunque se haya dicho que el virus del coronavirus se encuentre en el pangolín y el murciélago, el virus mutara en a partir la manipulación de científicos en los laboratorios, lo cual pudo haber  ocurrido por algún interés político.

En otros artículos, en los próximos días, seguiremos hablando del Informe Lugano.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar