Huelga de 700 internos paraliza hospital de Kenia tras suspensión de doctor

Por EFE lunes 5 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO, NAIROBI.- Unos 700 médicos residentes del principal hospital público de Kenia, el Kenyatta National de Nairobi, decidieron hoy hacer huelga hasta que se levante la suspensión a un compañero al que sancionaron la semana pasada después de que abriese la cabeza a un paciente que no necesitaba una cirugía.

Los doctores culparon al hospital y al médico especialista de la negligencia y dijeron que no volverían a trabajar hasta que el centro no resuelva sus “problemas sistémicos”, según reportó hoy el diario local “Daily Nation”.

El hospital decidió suspender el viernes a un neurocirujano residente, un anestesista y dos enfermeras por practicar por error una cirugía cerebral a un hombre que no la necesitaba.

Se trata de un paciente que tenía una herida en la cabeza para la que solo necesitaba cuidados de enfermería, pero que se encontraba en la misma sala que otro con un coágulo en el cerebro.

Los médicos no se dieron cuenta del error hasta que el paciente llevaba varias horas en el quirófano, cuando vieron que no había ningún coágulo.

Los compañeros de los médicos reprendidos dicen que se debería suspender al neurocirujano jefe de toda la operación por ser el máximo responsable, y no al cirujano que aún estaba en prácticas.

“Mientras nuestro compañero pudo haber mostrado deficiencias durante el procedimiento, la cirugía se practicó erróneamente en un paciente que no la necesitaba, sobre todo, porque fue mal etiquetada por el personal de sala”, agregaron los internos en un comunicado.

Este hecho supone el peor caso de mala praxis registrado en un hospital keniano, según el periódico, pero ambos pacientes se encuentran bien.

El sistema de salud público de Kenia afronta grandes retos y deficiencias, ya que, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), referidos a 2010, el país tiene sólo 14 camas de hospital por cada 10.000 habitantes.

Además, la falta de material hace que haya una máquina de tomografías -escáner- por cada 4 millones de habitantes y una unidad de radioterapia por cada 50 millones, en un país con en torno a 45 millones de personas, según datos de la OMS de 2013.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar