Harán los Verdes el Crossover de lo Social a lo Político?

Por José Pérez Méndez Martes 11 de Abril, 2017

Los actos públicos que últimamente ha realizado el movimiento social verde ha llamado la atención de muchos analistas y dirigentes políticos, debido a que nunca antes un movimiento social había logrado hacer actos públicos de la magnitud que este movimiento ha logrado en los últimos meses en República Dominicana.

Es posible que el éxito de dicho movimiento social se deba, en parte, a que ha enarbolado una consigna que estimula a toda la oposición a participar, a pesar de que muchos de sus principales dirigentes tienen una larga cola en materia de corrupción e impunidad.

También es posible que la masiva concurrencia a las marchas del movimiento verde se deba al hecho de que ellos no son un proyecto político sino un movimiento social, del cual los partidos políticos de oposición se pueden nutrir en procesos electorales; cabe recordar que en el pasado proceso electoral los independiente llegaron a ser un 38% de los votantes, pero la mayoría se inclinaron a votar por el actual presidente de la República Danilo Medina.

El caso es que el movimiento verde está sacando gente a marchar a las calles y los partidos políticos de oposición están aprovechando ese escenario para hacerse los simpáticos ante esos ciudadanos que quieren ver más acción contra la corrupción, la impunidad y la criminalidad, por parte del gobierno del PLD.

A la luz del día, no es muy factible que la oposición pueda capitalizar las simpatías del movimiento verde en términos electorales ya que ellos no tienen nada que ofrecer a la ciudadanía en términos de combate a la corrupción y la criminalidad, debido a que sus estructuras están llenas de corruptos y también de criminales comunes.

Entonces el movimiento social verde podría estar atajando para otros enlacen a menos que hagan el “crossover” y se conviertan en un partido o movimiento político que presente candidaturas propias en las próximas elecciones del 2020.

Para ello tendrían que estar consientes de que cuando se pasa de lo social a lo político el espacio se reduce, ya que los que buscaban pescar en aguas ajenas se regresan a las suyas para evitar que sus peces se metan en la nasa ajena.

El problema reside en que la mayoría de los partidos de la oposición actual no tienen nada que aportar al proceso que se está llevando a cabo en Rep. Dominicana, debido a que son organizaciones clientelistas y populistas, que más bien representan un pasado ya superado.

El país necesita de una nueva oposición que se ponga a la altura de las circunstancias y que, de llegar al poder, pueda continuar y profundizar las reformas económicas, sociales y políticas que el país necesita para lograr el desarrollo pleno.

Los organizadores del movimiento verde deberían considerar seriamente convertirse en un partido o movimiento político que asuma una plataforma o propuesta diferente a la oposición actual; de tal manera que, en vez de que las simpatías del movimiento verde vayan a parar a las arcas de la oposición, pues que sea lo contrario.

De todas maneras será a los líderes del movimiento verde a quien le corresponderá tomar la decisión sobre el rol que ha jugar ese movimiento en el futuro cercano del país.