Gibraltar rechaza la petición de EE.UU. para detener al petrolero iraní

Por EFE domingo 18 de agosto, 2019

EL NUEVO DIARIO,  MADRID.- El Gobierno de Gibraltar ha informado este domingo de que no puede acceder a la petición de Estados Unidos de detener al petrolero iraní “Grace 1” y su cargamento de hidrocarburos en la colonia británica.

El pasado jueves, la Corte Suprema de Gibraltar decidió liberar al petrolero, que estaba retenido en el Peñón desde el pasado 4 de julio, tras recibir las autoridades gibraltareñas por parte de Irán la garantía de que el crudo que transporta no será desembarcado en Siria.

Un día después, la justicia de EE.UU. ordenó su captura e incautación, por violar las sanciones contra Teherán.

Además de la incautación del carguero, el tribunal federal estadounidense que emitió la medida también solicitó la confiscación de todo el petróleo que lleva en carga (unos 2,1 millones de barriles) y de 995.000 dólares.

El Gobierno de Estados Unidos acusa al “Grace 1” de haber violado las sanciones contra Irán al haber asistido a la Guardia Revolucionaria -considerada un grupo terrorista por Washington- en el transporte de crudo a Siria.

Pero, en un comunicado, el Gobierno de Gibraltar ha informado este domingo de que “no puede pedir una orden a la Corte Suprema de Gibraltar para prestar la asistencia en materia de medidas coercitivas que necesitan los Estados Unidos de América”.

Explicó que el barco fue liberado porque las sanciones estadounidenses sobre Irán no se aplican en la legislación del Reino Unido y el resto de la Unión Europea (UE).

“La incapacidad de la Autoridad Central para solicitar las órdenes requeridas es el resultado del funcionamiento de la legislación de la Unión Europea y de las diferencias en los regímenes de sanciones aplicables a Irán en la UE y en los Estados Unidos”, indicó.

Además, recuerda que los Guardianes de la Revolución de Irán, el cuerpo militar de élite de Irán, “no son una organización terrorista extranjera designada en Gibraltar, el Reino Unido o en la UE en general, a diferencia de los Estados Unidos”.

El “Grace 1” fue interceptado y abordado el 4 de julio cerca de la costa de Gibraltar por las sospechas de que transportara crudo a una refinería de Siria, país sujeto a sanciones de la UE, pero las autoridades iraníes negaron que se dirigiera a ese país.

Gibraltar liberó al carguero este jueves tras recibir garantías de Teherán de que el crudo no sería desembarcado en Siria.

También pusieron en libertad a su capitán, de nacionalidad india, y a su tripulación, entre los que hay indios, pakistaníes y ucranianos, pero ningún iraní.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar