Excorredor dominicano de bienes raíces sentenciado a 4 años por estafa en Pensilvania

Por Miguel Cruz Tejada lunes 15 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El excorredor dominicano de bienes raíces, Ignacio Beato, y quien fue candidato a concejal en Hazleton,  fue sentenciado  en la Corte Federal Scranton en  Pensilvania a cuatro años y tres meses en la cárcel, después de declararse culpable en mayo de estafar a docenas de víctimas, la mayoría dominicanos y dominicanas, con ventas de casas fantasmas y otras propiedades cuyos títulos estaban a nombre de sus verdaderos dueños.

Beato, residente en Hazleton (Pensilvania), fue convicto por cargos de fraude electrónico y  también tendrá  pagar $ 65,000 en restitución a los estafados, entre los que figuran los dominicanos Félix Cabrera y Amarilis Muñoz.

Los fiscales alegaron que Beato engañó a casi 20 personas del área de Hazleton con cientos de miles de dólares. Dijeron que vendió casas sin tener títulos de esas propiedades.

Se declaró culpable en mayo.

Cabrera  y Muñoz,  acudieron a la corte federal en el centro de Scranton para ver cuánto tiempo pasaría en prisión Ignacio Beato, y si el tribunal ordenaría la restitución.

“Le di todo el dinero y todavía no he recibido ni un centavo”, dijo Cabrera.

Cabrera pagó a Beato $32,000 por una casa en Hazleton que no estaba a la venta.

“Yo lo perdono, incluso si no se lo merece”, dijo Cabrera.

Los fiscales dijeron que Beato se embolsilló $750,000 al vender fraudulentamente 33 casas en el área de Hazleton, pero muchas de las víctimas no pudieron ser ubicadas porque abandonaron el área o se fueron del país.

Hace dos años, cuando los crímenes de Beato salieron a la luz, él huyó del país a la República Dominicana.

Los mariscales de Estados Unidos lo capturaron el año pasado en Florida cuando regresaba a Estados Unidos.

En la corte, el juez calificó las acciones de Beato como una estafa, luego lo sentenció a 51 meses en una prisión federal y le ordenó que pagara la restitución a dos víctimas, incluido Cabrera.

“Una vez tuve el corazón destrozado, pero ahora me he recuperado. Mi mente ahora está en paz. Lo que él me hizo no debería haberlo hecho, y ahora está pagando la consecuencia”, dijo Cabrera que recientemente compró una casa en el condado de Monroe.

Aún espera recibir el reembolso de la casa en Hazleton que pagó y arregló, pero nunca fue legalmente de su propiedad, por lo que tuvo entregarla a los verdaderos dueños.

La señora Muñoz, se quejó del juez diciendo que la sentencia es demasiado leve por el crimen cometido por Beato.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar