¡En tan solo 8 meses!

Por Jesús M. Guerrero jueves 27 de abril, 2017

En tan solo 8 meses al frente de los destinos de la ciudad, la nueva administración municipal; ya exhibe logros palmarios que se han reflejado en el mejoramiento de la calidad de vida de los munícipes del Distrito Nacional.

Estos hechos son notorios, solo basta con ver los parques Divino Niño, el Mirador Sur, de la Ciénega y de la Arboleda. Donde se ha realizado un arduo trabajo para recuperar estos lugares destinados al esparcimiento de familias y de todo ciudadano que así lo desee.

Con tan solo ver el nuevo semblante de los camposantos de la urbe, es bastante obvio, que se ha tomado en cuenta a los deudos para que puedan honrar a sus difuntos de forma digna y salvaguardando su seguridad. Porque es conocido que los cementerios eran cunas para los desaprensivos sociales; ya no más.

Los mercados populares fueron lanzados al olvido por un pasado que no vale la pena evocar; actualmente los mercados de Honduras, los Guandules y el de Cristo Rey, exhiben nuevamente los niveles de salubridad imprescindibles para cualquier negocio de dispendio de alimentos.

La recuperación de las aceras en las avenidas Winston Churchill, Núñez de Cáceres y tantas otras vías vitales para los peatones de la metrópoli. Influye directamente para garantizar la facilidad del desplazamiento de los peatones que durante bastante tiempo nadie se preocupó por garantizar su integridad física al momento de trasladarse en la ciudad.

La iniciativa de modernizar el cuerpo de bomberos para que tengan los medios idóneos, para combatir los indolentes incendios que un abrir y cerrar de ojos pueden reducir a añicos todo el patrimonio de una estirpe y peor aún; causar pérdidas humanas.

Al trasladarse por las inmediaciones del Mirador Sur y las calles de Ensanche La Fe; la ciudadanía ha observado el resplandor de las luces. No hay dudas, que la oscuridad utilizada como aliada por los delincuentes le queda poco tiempo en el Distrito Nacional.

Unas de las propuestas principales de la nueva gerencia que maneja los destinos citadinos desde el Palacio de la Feria; fue recuperar el malecón. Mientras los lectores examinan este artículo los esfuerzos para lograr esto no se detienen. Ya se han recuperado sus aceras y los trabajos de limpieza con el objetivo de descontaminar la zona no se interrumpen.

La alcaldía del D.N.; ha implementado un sistema de reforestación, para devolver las áreas verdes al polígono central. Los restos de árboles cortados en el Distrito Nacional, son aprovechados a través de un programa que consiste en transformar estos desechos en abono orgánico que sirve para la arborización de la ciudad.

En libro sagrado, hay una expresión que define a la perfección esta gran gestión municipal; la cual cito: “Por sus frutos los conoceréis.” Con estas faenas tenaces no hay incertidumbre de que el esplendor le será restituido a Santo Domingo de Guzmán.

Una alcaldía que pertenece a todos los residentes del principal municipio del país. Por tanto; debe trazar las pautas y lo está haciendo a la altura de las circunstancias. En países hermanos como Colombia, los cabildos han jugado un papel preponderante en todos los aspectos del servicio público para garantizar la satisfacción ciudadana, por lo ejecutado hasta ahora por el ayuntamiento del D.N.; se percibe como el principio del rol visualizado para lo que fue concebida la municipalidad en el país.

Los cambios son reales y sustanciales, la ciudad no puede sostenerse únicamente con parafernalia y remodelaciones de carácter cosmético. Era tiempo de invertir en lo importante y no en gastos superfluos.

Este tan solo es el comienzo del nuevo rumbo de la capital, los munícipes del Distrito Nacional no se equivocaron al momento de emprender un cambio de rumbo. Aún faltan muchas más mejoras que se reflejaran en el aumento de la calidad vida en la ciudad.

“Aquel alcalde que sabe ver a sus convecinos como sus propios amos, habrá entendido el auténtico valor del servicio colectivo.” Sir Norbert James

 

Comenta