EL PLD: ¿Un Partido de Zafacón?

Por Francisco Rafael Guzmán miércoles 3 de julio, 2019

Zafacón aquí se usa en sentido figurado, a nadie hay que explicarle que esa palabra se refiere a un cesto de depositar la basura, con lo que se evitaría la contaminación y que esta puede provocar cualquier problema a la salud humana en un ambiente de septicemia. Ahora bien, aquí no tratamos de hablar de la salud física, ni somos epidemiólogos en ciencias de la salud.

El Partido de la Liberación Dominicana fue fundado, por su líder (Bosch) y sus principales  dirigentes en el año 1973, con el propósito de construir una sociedad sana, aunque cuando de la sociedad se trata los fenómenos y hechos sociales son bastantes complejos y no son iguales que los fenómenos del mundo físico. Bosch era un hombre de Estado, podemos decir que Balaguer también lo fue, pero eran dos hombres de Estado con una conciencia social  diferentes, Balaguer le interesó el poder sin importarle las consecuencias y sin creer en una sociedad más igualitaria y Bosch era todo lo contrario.

Balaguer gobernaba imponiendo su propia voluntad, con su despotismo paternalista, en un país donde las clases dominantes necesitaban todavía de un árbitro porque había sectores de esas clases que carecían de una verdadera conciencia de clase, estando ese árbitro al servicio  de ellas y moldeándolas para tener plena conciencia de sus intereses; los poderes fácticos estaban a favor del ejercicio del poder de Balaguer, disfrutando este de  él como un fin en sí mismo. Las Fuerzas Armadas y el dinero estuvieron en favor del ejercicio del poder de Balaguer, porque este estuvo en favor de la acumulación originaria de capitales, la represión a los sectores políticos de izquierda, el desarme de los constitucionalistas y la ausencia de las libertades para el movimiento sindical. Bosch no pudo gobernar cuatro años para los que fue elegido presidente porque su estado de conciencia social no le permitía no actuar en favor de amplias reformas sociales, las cuales trató de hacer, pero los poderes fácticos no los tuvo a su favor, ya que estos estaban en favor de grupos que querían ampliar sus riquezas o hacerse de estas a costas del Estado y no toleraban amplias reformas sociales.

Ahora bien, el PLD no es lo que Bosch pretendió que fuera, no es un partido al servicio del pueblo.  Muchos peledeistas han sabido lucrarse a costa del Estado y de los malos gobiernos que han hecho. La enajenación de los patrimonios del Estado ha sido el peor daño que le han hecho al país, especialmente en lo del CEA y la CDE. Bosch creía en el Estado fuerte y Danilo y Leonel han convertido al Estado en un Estado endeble, lo han convertido en un enclenque y parece -si se personifica- un viejo enteco, solo la policía y las FF. AA. Lucen fuertes cuan salen a reprimir o a ocupar áreas para imponer la voluntad del gobierno contra cualquier resistencia, pero no así cuando de servicios públicos importantes se trata.

Hace cerca de 30 años, cuando se evidenció que el PLD y Bosch fueron víctimas de un fraude electoral que permitió que una figura política anacrónica y cavernaria como Balaguer siguiera gobernando al país, me dijo una persona que había sido un militante o cuadro de ese partido que este era una basura de partido. Naturalmente, el como muchos y como sucede aquí, le quería echar la culpa a Bosch y no a la carta que escribiera un reconocido peledeista y al Comité Político, quienes fueron los que quisieron manejar a su antojo ante un incipiente alzheimer de Bosch. Lo que está claro es que ya la mayoría de los peledeistas comenzaban a perder ese estado de conciencia social de que Bosch fue portador y que trató de inculcarles. El PLD comenzó a convertirse en un partido de zafacón, no un partido de peledeistas  dispuestos a servir al pueblo. Bosch creyó en una sociedad más igualitaria que la que tenemos, Balaguer nunca creyó en eso.

A propósito de zafacón y basura, mula parece tener un origen en el sánscristo con la palabra muladhara, la cual se refiere a la parte donde termina la columna vertebral. Ahora bien, el nombre común de mula se refiere una bestia de carga muy buena para malos caminos y que abundaba en Arizona, significa muerte. Este animal que parece carecer de mucho entendimiento y bueno para hacer mucho esfuerzo, en tiempos coloniales se utilizó mucho en la cordillera de Los Andes, le salvaría la vida al sociólogo Clodomiro Almeida cruzando alguna frontera para evadir la persecución de Pinochet en Chile. Tal vez significa muerte porque las mulas no paren o no tienen hijos, nacen del apareamiento de yeguas y burros. De ahí derivara muladar, lugar en zonas de extremas pobrezas donde se depositan la basura y otros desechos. El PLD y cualquier otro partido deben evitar que se le compare con el zafacón o con el muladar.

Algunos dicen que el PLD se perredizó, me parece que entre ellos está el Dr. Gutiérrez Feliz, que a mi entender  todavía sigue en el comité político de ese partido, pero se queda un poco conservador porque podemos decir que el PLD se balaguerizó más que perredeizó. El PLD ha usado los poderes fácticos en una forma más parecida a la de Balaguer que a la del PRD, sobre todo como se ha militarizado El Congreso ahora en estos días, aunque también en el  primer gobierno de Leonel cuando se militarizó el local de la Liga Municipal Dominicana para dejar a la dirección de esta en manos de Amable Aristy Castro, quien fuera para ese entonces un alto dirigente del PRSC, representante de los intereses de los poderosos en el Este del país y quien usó mucho del clientelismo político. Tanto Danilo como Leonel no han manejado bien el conflicto social, desde el punto de vista de lo que sería una estabilidad política y el bienestar social de la población, aunque Danilo es de los dos el que peor lo maneja, porque ahora es cuando la República Dominicana parece casi un verdadero caos. La inseguridad ciudadana, carencia de servicios públicos, privatización de la medicina casi absoluta, mal  manejo de los fondos de pensión, mal manejo de las aseguradoras de los servicios de salud,  inflación y deuda pública a granel.

Cabe hacerse varias preguntas: ¿Hacia dónde va el país? ¿Qué pretende Danilo Medina? ¿Todavía cree que tiene la popularidad tan alta? De todos modos, Danilo no es Balaguer y no podrá imponerse como lo hizo Balaguer en el 1990, cuando logró imponerse aunque el país vivía en un ambiente de mucho malestar. Recordamos el rumor -que no parecía carecer de fundamento- que un alto dirigente reformista (fallecido al día de hoy) trabajó la parte logística del fraude contra, pudiendo tranquilizar a Balaguer que echó una rabieta por presencia de Carter como observador. Además, previo al 16 de mayo del 1990 se rumoró de tres bandas paramilitares que se estarían formando para enfrentar al PLD. La ausencia de esto último le dificultaría a Danilo imponerse en el 2020.

Por  Francisco Rafael Guzmán F.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar