El Pentágono envía 1.000 soldados más a Kabul tras la caída del Gobierno

Por EFE domingo 15 de agosto, 2021

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El Pentágono autorizó este domingo el envío de 1.000 soldados más a Kabul, lo que eleva a 6.000 el total de militares estadounidenses que se desplegarán en la capital afgana, algo que ya ha permitido evacuar a unos 500 empleados de la Embajada de EE.UU. en el país.

Los 1.000 nuevos soldados forman parte de un equipo de combate del batallón aéreo 82 de la división de infantería que iba a desplazarse a Kuwait por si hicieran falta refuerzos y que en cambio irá directamente a Kabul, confirmaron fuentes de defensa a varios medios estadounidenses.

La decisión llega un día después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenara enviar otros 1.000 militares a la capital afgana y tres días más tarde de que el Pentágono anunciara el despliegue de 3.000 más, con el objetivo de completar la evacuación de miles de estadounidenses y afganos.

En total, se espera que en los próximos días haya 6.000 soldados estadounidenses en Kabul para garantizar la seguridad de esa operación.

Esa cifra incluye los 1.000 autorizados este domingo, los 1.000 ordenados el sábado, los 3.000 que se anunciaron el pasado jueves y otros 1.000 que ya estaban en Kabul para proteger al personal diplomático a comienzos de la semana pasada.

De esos, este domingo había unos 3.000 ya sobre el terreno en Kabul, de acuerdo con la cadena CBS News.

La presencia militar estadounidense en el aeropuerto de Kabul, a donde se ha trasladado la sede de la Embajada de EE.UU., ha permitido evacuar ya del país al menos a 500 de los 4.000 empleados de la misión diplomática estadounidense, informó por su parte la cadena ABC News.

Además de los militares destinados a Kabul, Estados Unidos anunció la semana pasada que desplazaría a Kuwait a entre 1.500 y 2.000 soldados más, que permanecerán allí como reservistas por si resultara necesario enviarlos como refuerzo a Kabul.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, huyó este domingo del país, lo que precipitó la toma de Kabul por parte de los talibanes y aceleró los planes de evacuación que ya estaban en marcha por parte de muchas naciones.

El colapso de Afganistán ocurrió poco después de que en mayo las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN comenzaran la fase final de la retirada, entregando todas sus bases militares a los afganos.

Las 6.000 tropas estadounidenses que estarán en Afganistán son más del doble de las 2.500 que el Pentágono tenía desplegadas en el país cuando empezó ese proceso de retirada militar, en mayo.