El gerente moderno, es inclusivo

Por Pablo Valdez jueves 9 de agosto, 2018

Se ha discutido con mucha regularidad sobre el método científico y si éste es aplicable a la gerencia moderna. Ciertamente, que si la discusión tradicional sobre éste tema ha aportado resultados positivos, mucho más, contemporáneamente por cuanto la competencia organizacional mundial, ha obligado a metodologías de competición sometidas al análisis de cada situación que se le presente a los directores empresariales a los fines de crear estrategias que les permitan no solo competir, sino hacerlo sostenidamente para poder mantenerse en el entorno de su participación.

La referencia conlleva tomar en consideración, los complementos personales para el logro de los objetivos gerenciales.

Evidentemente, que cuando se asume en la actualidad, un compromiso de conducción gerencial, el entorno del gerente muestra diferentes actitudes de los componentes humanos, obligándolo a tener suficiente inteligencia para manejarlo y lograr sus objetivos de contribución en la obtención de riquezas de la empresa.

Un elemento a tomar en consideración es el manejo de los conflictos que se les presentarán  cuando decida administrar con la formula que lo identifica en la conducción de grupos. Esto así, porque es cierto lo del adagio que expresa que “cada maestro, tiene su librito”.

Los conflictos son inevitables en las actividades humanas, motivos por el cual, todo gerente deberá estar preparado en su manejo y convencido de que puede solucionarlos.

En el desempeño de la labor administrativa, no se debe obviar responsabilidades personales y mucho menos adoptar la decisión de exclusión, más bien tomar la actitud de confraternizar con la creencia del logro de la integración de equipo.

Probablemente, sea más conveniente realizar el ejercicio de Mateo 13, 24-30, citamos: El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?” El les dijo: Un enemigo lo ha hecho”. Los criados le preguntaron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla?” Pero el les respondió: “No, que, al arrancar la cizaña, podrían arrancar también el trigo. Déjenlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y el trigo almacénenlo en mi granero”.

Los objetivos gerenciales obligan a la inclusión de aquellos que tienen presentes las metas de la empresa con los que, aunque desfasados, podrían interpretar la misión organizacional y formar parte integral de la misma. La competición moderna no excluye, incluye a los fines de lograr los objetivos de gestión.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar