El fujimorismo insiste en indulto a Fujimori y rechaza prisión domiciliaria

Por El Nuevo Diario Miércoles 26 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, LIMA.- Los congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular afirmaron hoy que la única manera en que el encarcelado exmandatario Alberto Fujimori salga de prisión es con un indulto presidencial y reiteraron que no tramitarán una ley para que pase a un régimen de prisión domiciliaria.

El congresista fujimorista Miguel Ángel Torres defendió hoy en la emisora RPP Noticas que sería inconstitucional que el Congreso diera una ley dirigida para una sola persona y enfatizó que la excarcelación del exgobernante está en manos del actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski.

El vocero parlamentario de la agrupación fujimorista, Luis Galarreta, aseguró que si Kuczynski tiene una "verdadera y honesta" preocupación por Fujimori, el tema "se resuelve con una sola firma".

El martes, el excongresista y médico personal de Fujimori, Alejandro Aguinaga, afirmó que el expresidente "no desea un arresto domiciliario porque al final de cuentas es una pérdida de la libertad y estaría confinado en una habitación".

"No hay un espacio en este momento donde pueda tener un arresto domiciliario. Eso lo descartamos, porque Alberto Fujimori y los fujimoristas lo sabemos inocente", sentenció en una entrevista al diario El Comercio.

Aguinaga, que visita regularmente a Fujimori, señaló que el exmandatario no tiene la intención de presentar una solicitud de indulto porque, según dijo, "ya está curado de una situación así".

Se refirió, de esa manera, al pedido de indulto por razones humanitarias presentado en 2013 por los hijos de Fujimori, que fue rechazado por el entonces presidente Ollanta Humala (2011-2016).

El año pasado, Humala tampoco resolvió un pedido similar presentado por Fujimori cuando iba a entregar el mando a Kuczynski, quien anunció que tampoco pensaba otorgar el indulto, por lo que esta solicitud fue retirada.

"No estamos para manosear las expectativas de nadie y menos de un presidente exitoso, con avanzada edad y múltiples enfermedades que deterioran su salud, no hay que generar expectativas innecesarias", opinó Aguinaga.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad en las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, cometidas en 1991 y 1992, respectivamente, por el grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti, después del autogolpe de Estado que dio el 5 de abril de 1992.

El debate sobre su eventual indulto o arresto domiciliario se activó durante las elecciones peruanas del año pasado, en las que Kuczynski derrotó a Keiko Fujimori, la hija del exmandatario.

El tema volvió al primer plano el lunes último luego que el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó que su Gobierno está "estudiando" el caso.

Poco antes, el portavoz de la bancada oficialista en el Congreso, Carlos Bruce, se había mostrado a favor de la liberación.

Sin embargo, el presidente del Consejo de Ministros de Perú, Fernando Zavala, afirmó luego que el Gobierno peruano no analiza la posibilidad de indultar al exgobernante.

"El presidente ha sido muy claro: no se trata de un indulto. Como lo dijo en campaña, nosotros vamos a evaluar las propuestas que se presenten en el Legislativo y que tengan que ver con temas generales, que puedan beneficiar a un grupo de personas", declaró.

Los partidarios de Fujimori, de 78 años, esgrimen la necesidad de una "reconciliación nacional", así como los problemas de salud de su líder, quien es trasladado constantemente a una clínica de Lima por dolencias gastrointestinales e hipertensión, y también ha sido operado de una lesión precancerígena en la lengua, conocida como leucoplasia.