El delgado hilo entre piropo y violencia a la mujer

Por Félix Nova Hiciano miércoles 19 de abril, 2017

“Diablo mami tu si `tá buena” , “sácale cédula que ya es mayor de edad” “¿Y to´ eso es tuyo?”, “si como caminas cocinas guárdame un chin de concón”, “cuando pasó por Aduanas, ¿le pagaste sobrepeso?”. Estas son apenas algunas de las frases, conocidas como piropos, cuya supuesta intención es halagar, pero que en efecto día a día lastiman la dignidad de muchas mujeres dominicanas.

Durante muchos años han sido vistos como una expresión cultural normal, incluso algunas mujeres afirman que les gusta porque las hace sentir “halagadas”, sin embargo, son muchas las que se sienten incómodas y atropelladas.

Ciertamente hay piropos más ofensivos que otros pero en todos los casos se cuestiona quién los hace y por qué. En este sentido una amiga mía de nombre Fiordaliza dice que no ve problema en que un amigo, un compañero de trabajo o un hermano, es decir, una persona conocida y de confianza, le comente a una mujer lo bien que se ve, pero el problema es sobretodo cuando se trata de un desconocido que se cree con el derecho de hacerlo.

A muchos amigos míos y otros hombres les pregunto lo siguiente; ¿Te sentirías cómodo si a tu hermana, madre o novia le dicen algún piropo como “wow mami dime Danilo, Por que quiero hacerte lo que nunca te han hecho….” O “QUE BUEN CALDERITO PA YO HACER UN MORO” en verdad te enojarías y quisieras partirle la boca al quien dice eso.

. Se calcula que una de cada tres mujeres en el mundo es golpeada, obligada a mantener relaciones sexuales o sometida a algún otro tipo de abusos a lo largo de su vida. ¿Qué pasa si una mujer rechaza un piropo? La posibilidad de sufrir violencia aumenta y las consecuencias pueden ser fatales, la violencia verbal e indirecta se acentúa, hay quienes entonces te dicen malas palabras, y pueden incluso llegar a violencia física.

Pero el problema de seguridad ciudadana, cada vez más preocupante a nivel general, es aún más grave en el caso de las mujeres, quienes ven violentado su derecho a sentirse seguras.

“Es un tema de seguridad ciudadana y, por tanto, compete al Estado tomar medidas para frenar esta práctica en contra de las mujeres y las niñas”, me mencionó una amiga mía la cual reservare su nombre

Legislaciones anti-piropo por el mundo. En España, piropear a una mujer podría tener pena de cárcel y una sanción económica de 3.000 euros. Ciertamente una de las legislaciones antipiropo más avanzadas en el mundo es la de esta nación. Y es que aquí se cuenta con la elaboración de un protocolo de atención a las mujeres que sean objeto de piropos en la vía pública, atendiendo así una vieja reivindicación de algunos grupos feministas que consideran este tipo de expresiones como “otra forma de violencia contra las mujeres”.

En Perú, donde la encuesta metropolitana de victimización reveló que en el 2012 al menos siete de cada diez mujeres se sienten inseguras en las calles tras experimentar algún tipo de acoso sexual, en el artículo 130 del Código Penal dice que “el que ofende o ultraja a una persona con palabras o gestos será reprimido con prestación de servicio comunitario de diez a 40 jornadas o con 60 a 90 días-multa”.

En tanto que en Nueva York, en el renglón de acoso callejero se incluyen piropos, miradas lascivas, silbidos y gestos. Se contempla la multa para esos casos, pero sólo si un uniformado ha presenciado el hecho.

Mientras que en México existe la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en la que se establecen sanciones para aquellos hombres que profieran palabras o lancen miradas lascivas a las mujeres. El objetivo es liberar a la mujer capitalina del acoso al que se ve sujeta gran parte de su vida.

¿Qué pasa en República Dominicana? Producto de la masculinización de la política, que implica que quienes gobiernan, y de acuerdo a una concepción machista donde temas que atañen a las mujeres no son considerados de importancia, la legislación dominicana está muy atrasada en este tema y la violencia que hay detrás de los piropos se invisibiliza con el mote de cultural. De ahí que este sea uno de los grandes temas pendientes a los que las autoridades dominicanas deben prestarle atención, ya que no sólo con los golpes se violenta a una mujer.

 

 

Apple Store Google Play
Continuar