Donald Tusk pide una “solución política” para el conflicto de Nagorno Karabaj

Por El Nuevo Diario Lunes 27 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instó hoy al presidente armenio, Serge Sargsián, a buscar una solución política en línea con las leyes internacionales para el conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán.

El conflicto "no tiene una solución militar", advirtió Tusk en un comunicado tras recibir al presidente armenio en Bruselas.

La soberanía de esta región separatista, perteneciente a Azerbaiyán pero bajo control de su mayoría armenia separatista, dio pie a una guerra entre las dos repúblicas ex soviéticas en 1991.

Al término de los combates, las fuerzas armenias se hicieron con el control de Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que denominan "franja de seguridad" y que permitió unir la región a Armenia.

El conflicto concluyó con un alto al fuego en 1994, pero Azerbaiyán continua exigiendo que Armenia abandone los territorios ocupados.

Tusk aseguró que la Unión Europea continuará apoyando los esfuerzos de mediación y las propuestas del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que coordina las negociaciones de este conflicto.

Por otro lado, el presidente del Consejo anunció la conclusión de las negociaciones para la ampliación del acuerdo de cooperación entre la UE y Armenia y aseguró que ambas partes trabajarán por una mayor cooperación en sectores como la energía, el transporte y el medioambiente.

"Este nuevo acuerdo ampliará nuestras relaciones teniendo en cuenta los nuevos intereses globales, políticos y económicos que compartimos y los retos que queremos afrontar juntos", indicó el presidente del Consejo.

Tusk instó a Armenia, a la que calificó como "socio importante" de la UE, a continuar implementando reformas en ámbitos como el desarrollo económico, el entorno empresarial y los derechos humanos.

En ese sentido, pidió también reformas para luchar contra la corrupción y para asegurar elecciones "libres y justas".