Dominicanos residentes en comunidad judía en alto Manhattan muestran preocupación

Por admin viernes 10 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- Cientos de dominicanos que residen dentro de la amplia comunidad judía establecida en el Alto Manhattan están mostrando preocupación debido a que en las últimas semanas está recibiendo decenas de amenazas de bombas en sus escuelas, y sinagogas.

Los criollos, siempre pidiendo no identificarlos, precisaron que en las avenidas Fort Washington, Bennet, Cabrini, Haven, Cabrini Bldv, la calle 181 Este, y las avenidas Ámsterdam y Audubon norte residen miles de “judíos” y mantienen en el lugar escuelas, sinagogas y la universidad Yeshiva.

Esta última institución alberga más de siete mil estudiantes judíos, mantiene su propia seguridad y transporte para sus alumnos.

Los dominicanos indican que sus vecinos son gentes de paz, tranquilas, trabajadoras y estudiosas, pero en las últimas semanas un clima de incertidumbre está afectando los judíos en todo el territorio estadounidense.

Las amenazas contra sus escuelas no cesan, se han profanado cementerios, centros comunitarios y colegios han sufrido amenazas de bomba y han sido evacuados, se han multiplicado los incidentes antisemitas, como pintadas en el tren de esta Metrópoli, que dicen "los judíos tienen que estar en los hornos".

Precisamente este jueves, una amenaza de bomba obligó evacuar el Museo de los Niños Judíos en Crown Heights.

El personal recibió a las 8:45 a.m. un correo electrónico amenazante sobre un ataque con bomba en el museo ubicado en Eastern Parkway, en la zona de Crown Heights. El autor de la amenaza dijo que previamente había plantado las bombas. Afortunadamente, la policía pudo comprar que se materializó.

Recordaron que hace pocos días en este mismo condado fue destrozado un cementerio judío, al igual que otro en Rochester-NY, un centro comunitario en Búfalo, al norte de Nueva York, fue uno de los 10 sitios evacuados en Estados Unidos en medio de una ola de amenazas de bomba ocurridos durante el Día de los Presidentes, asimismo una amenaza de bomba contra el Centro Comunitario en Tarrytown, una ciudad a poca distancia de Manhattan.

Los criollos precisaron que tienen que estar “chivos” porque cualquier maldad que desconocidos quieran hacerle, ellos pueden resultar afectados.

Por Ramón Mercedes