El deporte español apoya derechos infantiles

Por EFE viernes 7 de julio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Madrid, EFE.- El  deporte español se solidariza con los derechos de los niños. El apoyo a los refugiados, la condena del matrimonio infantil, la lucha contra la violencia machista y la denuncia de la trata son algunas de las causas que han despertado en las últimas semanas la solidaridad de los deportistas españoles, hasta ahora poco aficionados a implicarse más allá de lo que les sugieren sus clubes o patrocinadores.

El futbolista del Real Madrid Isco Alarcón aprovechó el final de temporada para poner su imagen al servicio de Plan Internacional y de su campaña contra el matrimonio al que se ven obligadas millones de niñas en todo el mundo.

Isco ya participó el año pasado en la campaña Rompe el Muro, de esa misma asociación, dedicada a la importancia del acceso de las niñas a la educación.

“Al plantearse la campaña de este año contra el matrimonio infantil, se volvió a contar con él”, señaló a Efe la responsable de Medios de Plan Internacional, Julia López.

Isco grabó un ‘spot’ en el que denuncia la violación de los derechos de las niñas y pide un donativo de 1,20 euros para apoyar la causa.

Otros embajadores de Plan Internacional en el mundo del deporte han sido Xabi Alonso, Iker Casillas o Rudy Fernández.

“Ellos no reciben a cambio ninguna compensación”, destacó Julia López. “La asociación se pone en contacto con gente popular y los que están de acuerdo con la causa se adhieren voluntariamente y sin contraprestación”.

En “Di no al matrimonio infantil”, Isco recuerda que las niñas obligadas a casarse son “niñas que pierden su derecho a la educación, niñas a las que se les roba su futuro”.

Presente en más de 70 países, Plan Internacional promueve una campaña global denominada ‘Por ser niña’ para llamar la atención sobre “la vulneración sistemática” de sus derechos en los países en desarrollo.

Jordi Villacampa, jugador del Joventut de Badalona entre 1980 y 1997 y presidente del club desde 1999 hasta abril de este 2017, se ha enrolado este verano “como un voluntario más” en una de las misiones de la ONG Proactiva Open Arms, fundada también en Badalona en 2015 por el socorrista Óscar Camps para asistir a los refugiados que intentan alcanzar la isla griega de Lesbos.

“Cuando todavía era presidente de la Penya, Jordi ya quiso ayudar y no sabía cómo. Primero nos dejó desplegar una pancarta al principio de un partido importante ante el Real Madrid y luego, ya esta primavera, nos cedió el espacio central de la pista para poner nuestro logo”, comentó a Efe Laura Lanuza, responsable de prensa de Proactiva Open Arms.

El exjugador, que fue 158 veces internacional, pasó de esa colaboración a “querer ayudar en primera persona” y el pasado mes de mayo se embarcó como voluntario en el ‘Golfo Azzurro’ para una misión de quince días en el Mediterráneo.

“Jordi comprendió que su figura podía servir como altavoz de la actividad y se enroló como cualquier voluntario, pero trabajó más que nadie, por la presión que él mismo se impuso”, destacó Laura Lanuza.

Según la organización, durante esa quincena la llamada ‘misión 18’ salvó “más de mil vidas en la frontera más mortífera del planeta”.

Jordi Villacampa regresó a casa “como todos los que van, enfadado con la Unión Europea, indignado con lo que está pasando, consciente del crimen y de la urgencia que allí ocurre”, aseguró la portavoz.

Y le ocurrió como al resto de voluntarios, “que ya no pueden bajarse nunca del barco”.

Aunque tras su vuelta de Lesbos se tomó una temporada de descanso, Villacampa se muestra diariamente muy activo en las redes sociales en su apoyo a los refugiados y al trabajo de Open Arms

“Ellos tienen los mismos derechos como personas. Son vejados, torturados, huyen de guerras y miseria. Esperanza”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Un poco de memoria. Para los que piensan que a ti nunca te puede pasar y para los que no queremos mirar a otro lado”, fue otro de sus mensajes, acompañado de una foto de unos refugiados españoles durante la Guerra Civil.

“Está muy involucrado”, reconoció Lanuza. “Y nosotros encantados no solo por su papel de voluntario, sino por los valores que él ha representado toda su vida, como deportista y como presidente, que son valores con los que nos identificamos”.

“Es un voluntario más”, incidió, “pero va más allá porque sabe que puede ser un buen altavoz”.

Era la primera vez que esta ONG contaba con “una figura pública” para colaborar y difundir su labor.

Sin embargo, la situación de los refugiados, sobre todo de Oriente Medio y África, que llegan a Europa huyendo de la guerra y de la miseria ha despertado la solidaridad de muchos deportistas.

El Barça de veteranos jugó en junio un partido en Lesbos contra una selección de estrellas griegas y los jugadores hicieron un entrenamiento con niños en el campo de refugiados de Kara Tepe.

María Vallés, directora general de la Fundación FC Barcelona, expresó a Efe el valor del fútbol como “herramienta con mucho impacto para abrir el diálogo y generar ilusión”.

Pau Gasol participa igualmente en la campaña de Unicef #rompeelmuro, contra “la discriminación, el miedo y los prejuicios” a los que se enfrentan “los niños migrantes y refugiados en Europa”.

“Han superado un viaje terrible y necesitan nuestro cariño y protección. #Rompeelmuro con los niños refugiados”, pidió el jugador de la NBA en Twitter.

Pese a que su mensaje recabó centenares de apoyos y respuestas de ánimo, el precio de mojarse a favor de una causa siempre implica el riesgo de ser objeto de críticas.

“Menos demagogia”, “En España hay niños pobres, cuando solucionen estos entonces vendrán aquellos”, contestaron algunos internautas a Gasol.

Otros deportistas han dado pasos en el ámbito de la solidaridad con su participación en campañas que van más lejos de las causas benéficas en las que se comprometen sus clubes o firmas.

La asociación ‘Acción contra la trata’ elaboró un vídeo esta temporada, en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona, en el que ponía en cuestión los estereotipos tradicionalmente masculinos bajo el lema ‘Me tacho de macho’.

El ex de Osasuna Patxi Puñal y el jugador del mismo club Roberto Torres, y también el capitán del Magna Gurpea de fútbol sala Javier Eseverri, participaron en la campaña destinada a sensibilizar a la población sobre la trata de personas para su explotación sexual.

“Si ser muy macho es no llorar, tener huevos, competir y competir, atreverse siempre, imponerse sobre otros y sobre otras… me tacho de macho”, dicen los colaboradores de esta iniciativa.

El día contra la violencia de género, que se celebra cada 25 de noviembre, sirvió en la última edición para comprobar un aumento de la sensibilidad entre los clubes españoles, muchos de los cuales que saltaron a las canchas con pancartas reivindicativas.

Lo mismo hicieron deportistas como Carolina Marín, Ona Carbonell Jenniffer Pareja o la selección femenina de balonmano.

Entre los clubes, lo cierto es que el pionero en España por su apoyo a las causas solidarias fue el Rayo Vallecano, que ha convertido esta actitud en parte de su ADN.

En diciembre de 2014, Carmen Martínez, una vecina de Vallecas, iba a ser desahuciada de su casa de toda la vida. El club abrió una cuenta como fila cero y recaudó 21.106 euros para ella, aunque Carmen solo aceptó 10.500 y pidió que el resto se destinara a otros fines sociales.

Dentro de los grandes del deporte español está el entrenador Paco Jémez pagó los gastos mensuales de la casa durante varios meses con su sueldo.

En julio de 2015 el club presentó su segunda equipación, con una franja de siete colores sobre fondo negro para reflejar su reconocimiento a diversas iniciativas sociales, como la integración de personas con discapacidad, la lucha contra el sida, la protección del medio ambiente y la oposición a la violencia de género o la discriminación por la orientación sexual.

En la semana del Orgullo Mundial 2017 que concluyó este domingo en Madrid la esgrimista paralímpica Gema Hassen-Bey volvió a significarse en la lucha contra la homofobia.

“Soy mujer, lesbiana y minusválida”, defendió en distintos foros durante la semana.

Hassen-Bey, el patinador Javier Raya y el waterpolista Víctor Gutiérrez ya habían sido el año anterior pregoneros del Orgullo. EFE