Cuarto Tribunal deja sin efecto prisión domiciliaria contra fiscal

Por viernes 10 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Cuarto Tribunal Colegiado del Distrito Nacional dejo sin efecto la prisión domiciliaria contra el suspendido fiscal Ysidro Vásquez Peña, acusado supuestamente de extorsionar a un imputado del fraude en el Banco Peravia, imponiéndole a cambio otras medidas de coerción.

La juez presidente del Tribunal, Pirar Rufino, le varió a Vásquez la presión domiciliaria, por presentación periódica, impedimento de salida del país sin autorización judicial y una garantía económica de 500 mil pesos.

De igual forma, reenvío para el 22 de marzo el juicio de fondo al suspendido fiscal, ya que por segunda ocasión, la juzgadora Daira Cira Medina solicitó a la Corte de Apelación que la excluya del conocimiento del juicio de fondo a Vásquez.

La magistrada fundamenta su inhibición por los lazos de amistad y trato cercano con el fiscal Isidro Vásquez.

“Hemos fomentado lazos de amistad caracterizado por un trato cercano que ha propiciado compartir socialmente en lugares distinto al tribunal”, expresa la magistrada Medina en la misiva enviada a la Corte de Apelación.

Debido a dicha solicitud, la jueza Rufino fijo la próxima audiencia para el 22 de marzo a las 9:00 de la mañana, tiempo en que el tribunal de alzada deberá pronunciarse sobre la nuevamente solicitud de inhibición.

El seis de enero del 2016, fue arrestado este el fiscal adjunto para casos mayores del Distrito Nacional, Ysidro Vásquez Peña, acusado de recibir supuestamente 125 mil dólares para no procesar a uno de los acusados por la quiebra del Banco Peravia.

La solicitud de arresto contra Vásquez Peña, se realizó por presunta violación a los artículos 121, 166, 167, 265, 266 y 400 del Código Penal Dominicano, los cuales tipifican los delitos de prevaricación, asociación de malhechores y extorsión, en virtud de la denuncia interpuesta durante el desarrollo de una audiencia pública, por el señor Nelson Rafael Cabral Veras, imputado del caso Banco Peravia.

Por Lilliam Mateo