Cristina Fernández pide que se abra “de inmediato” juicio por pacto con Irán

Por EFE lunes 19 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, Buenos Aires.- La expresidenta argentina y senadora Cristina Fernández pidió este lunes que se abra “de inmediato” el juicio de la causa en la que está procesada por el presunto encubrimiento, mediante un pacto con Irán, de los ciudadanos de ese país acusados del ataque a la mutua judía AMIA de Buenos Aires en 1994.

En una carta presentada por sus abogados al juez Claudio Bonadio, encargado del caso, Fernández reitera que del magistrado, encargado de otras causas que la afectan y con quien mantiene una mala relación, “no espera ya justicia”, por lo que declina pedir ser sobreseída al considerar que el hecho investigado “no se cometió”.

“Es entonces su voluntad que la causa avance de inmediato a la próxima etapa para que ello se demuestre en un juicio oral y público, y la arbitrariedad de su acusación quede expuesta frente a toda la sociedad”, añade la misiva, cuyo contenido fue confirmado a Efe por fuentes de la defensa.

Por este expediente, Bonadio pidió el pasado mes de diciembre al Senado que tramite el desafuero de la exmandataria para que pueda ser detenida preventivamente, algo que todavía no se ha hecho efectivo y que no se espera vaya a ocurrir, por el desacuerdo del peronismo, movimiento al que pertenece Fernández, de despojar la inmunidad de arresto sin una condena en firme.

Esta petición de la ex jefa de Estado se produce después de que el 6 de febrero el fiscal Eduardo Taiano solicitase que se eleve a juicio oral la causa, abierta por la denuncia que en enero de 2015, cuatro días antes de aparecer muerto en circunstancias que aún se investigan, presentó Alberto Nisman contra la expresidenta y otros miembros de su equipo.

El difunto procurador encabezaba la investigación del atentado contra la AMIA, que la comunidad judía atribuye a Irán y al grupo chií Hizbulá y que acabó con la vida de 85 personas, fue el segundo contra judíos de Argentina, después de que 29 personas murieran en 1992 al explotar una bomba frente a la embajada israelí, también sin esclarecer.

Nisman aseguraba que la firma de un acuerdo con Irán en 2013, que oficialmente buscaba una colaboración conjunta para esclarecer el atentado, escondía en realidad un pacto para encubrir a los sospechosos iraníes del ataque, entre ellos exaltos cargos del gobierno persa, para favorecer la relación comercial bilateral, algo que Fernández siempre ha negado. EFE

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar