CMD defiende en tribunales a más de 250 médicos enfrentan demandas judiciales

Por Carlos Luis Baron Jueves 16 de Marzo, 2017

El Colegio Médico Dominicano (CMD) asiste legalmente a más de 250 médicos que enfrentan en los tribunales demandas judiciales sometidas por sus pacientes, lo que genera altos niveles de estrés y ansiedad a los galenos, revelaron el ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), siquiatra Fernando Sánchez Martínez, y la secretaria general del Colegio Médico Dominicano (CMD), pediatra Mery Hernández.

Al hacer la revelación a las periodistas Rosa Alcántara y Patricia Arache, en el programa El Gobierno de las Mujeres, los profesionales de la salud manifestaron que el gremio ha tenido que auxiliar a los médicos ya que éstos no pueden costear económicamente las demandas, las cuales son realizadas por pacientes que contratan abogados que se han especializado en ese tema.

Durante su participación en el programa radial, que se transmite de lunes a viernes de 5 a 6 de la tarde, por Neón 89.3FM, los profesionales de la medicina narraron las dificultades por las que atraviesan los médicos en todos los aspectos de sus vidas, enfocándose esencialmente en las mujeres.

El doctor Sánchez Martínez, autor del libro “La Mujer Médica en la sociedad dominicana”, reveló que debido a los altos niveles de estrés a los que son sometidos diariamente los médicos dominicanos, los mismos mueren primero que los pacientes.

Destacó que hay una gran cantidad de médicos que se suicidan tras sufrir de estrés y depresión, así como muchos se refugian en el alcoholismo y en el consumo excesivo de medicamentos.

“Según estudios realizados en el país el promedio de la esperanza de vida del dominicano es de 72 a 73 años, pero el del médico es tres o cuatro años menos, y la mujer médica muere primero debido a que está expuesta a mayores niveles de fatiga”, subrayó Sánchez Martínez.

“La mujer médica se enfrenta a situaciones que son demandantes y muy difíciles y por el trabajo que desempeñan va en desventaja y estos les afectan directamente, debido a que sobre sus hombros llevan muchas responsabilidades, entre ellas administración del hogar y de los hijos”, expresó.

De su lado, la secretaria general del CMD indicó que las médicas mueren más jóvenes ya que son más vulnerables y como tienen el rol de ser cuidadoras, a ellas les conmueven mucho más las situaciones que se dan en el ámbito laboral. Dijo que las médicas padecen más de enfermedades físicas y mentales.

En ese sentido planteó la importancia de la medicina ocupacional, que se creen las condiciones de los hospitales e intensificar los cursos de capacitación a los médicos, sobre todo a la mujer para que aprendan a manejar situaciones de estrés con la participación de actividades lúdicas.

Destacó el papel que ha jugado la mujer médica en ese gremio y su participación de forma activa dentro del mismo.

Aseguró que llegar a la posición que ocupa en el CMD le costó muchos desafíos por la cultura machista de la sociedad dominicana

“Existen muchos elementos de competencia y más cuando se está en una sociedad machista como la nuestra donde el hombre tiene mayor historia de participación. Sin embargo, reconozco que las mujeres tenemos a nuestro favor el gran desempeño en cada trabajo que realizamos”, indicó

Deploró que se lancen epítetos negativos en contra de la mujer por parte de hombres aspirantes cuando estos sienten que las féminas los superan en simpatías durante los procesos electorales del CMD.

En otro orden, Sánchez Martínez, autor de la obra “La mujer médica en la Sociedad Dominicana”, afirmó que escribió este libro debido a que el rol de las médicas era totalmente ignorado, principalmente por los mismos colegas varones.

Indicó que por su constante trabajo y entrega la mujer medica dominicana logro romper paradigmas convirtiéndose en orgullo nacional e internacional, que en la actualidad existe un plano de igualdad, ya que las escuelas de medicinas están llenas de profesoras que antes eran escasas y quienes cursan la carrera de medicina en su mayoría son féminas.