China confirma arresto de canadiense en medio de turbulencias por caso Huawei

Por EFE miércoles 12 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, PEKÍN.- China confirmó hoy el arresto del exdiplomático canadiense Michael Kovrig y alegó que la organización para la que trabaja en el país asiático no está registrada, una detención que coincide con la ofensiva de Pekín para conseguir la liberación de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, detenida en Canadá.

El ministerio de Exteriores chino justificó hoy el arresto de Kovrig, ocurrido el lunes, y aseguró que la organización para la que trabaja, el laboratorio de ideas International Crisis Group (ICG), “no está registrada en China en este momento”, según su portavoz Lu Kuang.

No obstante, evitó contestar sobre si se trata de una medida de represalia por la detención de Meng, arrestada por las autoridades canadienses a petición de Estados Unidos y que ayer consiguió la libertad bajo fianza.

El arresto de Kovrig se produce después de que Pekín amenazara a Ottawa con “graves consecuencias” si Meng, acusada en EEUU de fraude por violar las sanciones impuestas por Washington a Irán, no era liberada “de forma inmediata”.

“Las leyes y regulaciones chinas estipulan muy claramente los procedimientos para que una ONG lleve a cabo actividades en China”, dijo el portavoz para argumentar el arresto de Kovrig, refiriéndose a una ley de 2016 que impone graves restricciones al funcionamiento de estos grupos.

Según ese texto legal, el Ministerio de Seguridad Pública chino puede supervisar las cuentas de las ONG extranjeras, interrogar a sus trabajadores, cerrar sus oficinas si lo considera necesario y, en caso de encontrar indicios de delito, emprender medidas punitivas.

El ICG, por su parte, aseguró hoy que no ha recibido ninguna notificación sobre la detención de Kovrig, exdiplomático que estuvo destinado en Pekín y la ONU, y afirmó desconocer las razones de su arresto o su vinculación con el caso Meng.

Kovrig, un experto en temas de seguridad que trabajó en la embajada de Canadá en Pekín entre 2014 y 2016, dejó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá para unirse al ICG, lo que significa que todavía tiene estatus diplomático, dijo el exembajador de Canadá en China Guy Saint-Jacques al diario South China Morning Post.

Otro antiguo embajador canadiense en China, David Mulroney, recordó, en declaraciones a ese mismo periódico, que la detención de Kovrig tiene un “precedente similar”, al referirse al caso de Kevin y Julia Garratt, detenidos en 2014 bajo cargos de espionaje después de que las autoridades canadienses arrestasen a un ciudadano chino también a petición estadounidense.

El jefe de la diplomacia china, Wang Yi, se pronunció ayer sobre el incidente y adelantó que el país no escatimaría “esfuerzos” en salvaguardar “los derechos legítimos” de los ciudadanos chinos y “la justicia en el mundo” ante “cualquier comportamiento de acoso”.

“Hemos reiterado claramente nuestra posición. Nuestra petición es muy clara: que el lado canadiense corrija sus errores, libere inmediatamente a Meng y que proteja sus legítimos derechos e intereses”, insistió hoy Lu.

En respuesta a las declaraciones del presidente de EEUU, Donald Trump, quien aseguró que podría “intervenir” en este asunto si eso ayudaba a resolver la guerra comercial con China, el portavoz agradeció los “esfuerzos” de la parte estadounidense.

“Si alguien, especialmente si es el líder de Estados Unidos, o una figura de alto nivel, dice estar dispuesto a hacer esfuerzos positivos para orientar esta situación en la dirección correcta, es algo que, por supuesto, merece ser bien recibido”, dijo Lu.

Los medios oficiales chinos se han sumado toda esta semana a la ofensiva por la liberación de Meng, y hoy acusaron a Canadá y EEUU de “abusar” de sus sistemas judiciales.

“La delgada apariencia de la justicia no oculta” los verdaderos motivos de Washington, que serían “eliminar a Huawei del país a largo plazo”, según el diario local Global Times.

El periódico chino añade que el caso podría abrir la caja de Pandora para que otros países tomen también “contramedidas” a fin de “proteger sus derechos y su dignidad de todas las formas posibles”.

Mientras tanto, Meng consiguió el martes que un juez canadiense le concediera la libertad bajo fianza pese a los temores de la Fiscalía de que se fugue.

La ejecutiva china, que posee dos mansiones en Vancouver, ciudad en la que vivió durante varios años hasta 2009 y en la que su esposo también ha residido, encara ahora un prolongado litigio que se puede prolongar durante años para determinar si la extraditan a EEUU.

Las autoridades estadounidenses tienen 60 días para presentar en Canadá su petición formal de extradición: en caso de no hacerlo, Meng quedaría en libertad de forma automática.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar