“Captain Fantastic”: La familia más peculiar

Por Yasser Medina viernes 15 de septiembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Ahora confirmamos oficialmente que la locura pletórica que se apodera de “Captain Fantastic” es lo que logra engancharnos de principio a fin con la peculiar historia del excéntrico padre que tiene la difícil tarea de criar a sus seis hijos aislado de la sociedad y perdido en las profundidades de un bosque. Quizá parezca algo raro, pero realmente se trata de una película original que invita a la reflexión social.

La razón por la que nos pone a reflexionar es porque consigue balancear la comedia y el drama a través de unos temas que apuntan al funcionamiento de la sociedad. Y son mensajes que se repiten con intensidad para criticar el ‘establishment’, los tabúes sociales, la religión, la política, el consumismo, la tecnología, el sistema médico, el sistema educacional y todos los aparatos cívicos que desvirtúan al hombre de su verdadera esencia. Y la moraleja es mucho más linda cuando es tratada desde el punto de vista de un padre supervivencialista que compra una falsa utopía para vendérsela a sus descendientes.

El director Matt Ross, quien ya habíamos visto en roles secundarios, hace que la ejecución de cada escena sea fantástica por la manera en la que le otorga un atractivo caricaturesco a los personajes para que se sientan empáticos sin caer en estereotipos baratos. Su fábula habla de la responsabilidad paternofilial, pero también del humanismo secular del hombre civilizado. Para ser su segunda película le ha quedado de maravilla.

Los inicios de esta preciosa historia se desarrollan en las hondonadas de una selva apartada de la civilización donde Ben Cash (Viggo Mortensen), un papá cercano a las tendencias hipsters y a las mañas hippies, ha durado diez largos años viviendo en el remoto bosque. Allí, educa a sus hijos para enseñarles a pensar de forma crítica. También los enseña a sobrevivir como cazadores-recolectores usando técnicas de autosuficiencia.

Así lo atestiguan Bodevan Cash (George MacKay), Kielyr Cash (Samantha Isler), Vespyr Cash (Annalise Basso), Rellian Cash (Nicholas Hamilton), Zaja Cash (Shree Crooks) y Nai Cash (Charlie Shotwell), quienes además de tener unos nombres insólitos que parecen sacados de “The Hobbit”, alimentan su curiosidad intelectual y su libre pensamiento escuchando las filosofías de su progenitor. Crédito a los jóvenes actores por tan apreciada química.

Parecen niños superdotados, pues saben de todo, desde entrenamiento médico hasta las habilidades de supervivencia. Como han vivido aislados del orbe social a causa del adoctrinamiento obsesivo de su patriarca, han adquirido sapiencias en varias ramas del saber; sin embargo, a causa de esto desconocen algunas normas sociales y el progreso tecnológico.

Ben, quien está magníficamente interpretado por Viggo Mortensen, quiere ser el maestro perfecto, obsesionado con el conocimiento y el rechazo del consumo organizado. Su misión es la de proteger a sus hijos de los peligros de la sociedad cueste lo que le cueste. Es lo más cercano a un anarcoprimitivista, quien probablemente tiene un pasado enlazado al modo de vida norteamericano y a la desilusión capitalista. Algo le tuvo que haber pasado para rechazar la sociedad escudándose detrás del ecocentrismo. Aunque destila arrogancia, nunca se olvida del coraje y del cariño para proteger a sus hijos con sabiduría. Es un personaje saturado de persuasión.

Leyendo el título pensábamos que se trataría de una película de superhéroes, pero nos hemos llevado una grata sorpresa con esta tragicomedia familiar. Irónicamente, en los mejores momentos Ross celebra el heroísmo de un padre que cuida a sus hijos con un estupendo guion y con unos personajes inteligentes que nunca alteran los ánimos de entretener. El viaje cómico por la carretera de la familia viene con emociones.

 

Ficha técnica

Año: 2016

Duración: 1 hr. 58 min.

País: Estados Unidos

Director: Matt Ross

Guion: Matt Ross

Música: Alex Somers

Fotografía: Stephanie Fontaine

Reparto: Viggo Mortensen, George MacKay, Missi Pyle, Kathryn Hahn

Calificación: 8/10