Boston Globe revela que David Ortiz tuvo vinculación con personas con problemas con la ley

Por El Nuevo Diario domingo 21 de julio, 2019

EL NUEVO DIARIO, BOSTON.- Mientras que David Ortiz se está recuperando en un hospital de Boston de una herida de bala recibido desde más de un mes, el exjugador de los Medias Rojas de Boston fue objeto de chantaje y extorción por un exconvicto de ascendencia dominicana con un historial con problemas con la ley, según un trabajo publicado el sábado en el periódico Boston Globe.

El medio estadounidense con sede en Boston indica que el chantajista tiene un prontuario de historia de violencia.

Según el Globe, el “Big Papi” fue chantajeado por una suma alta de dólares a cambio de un vídeo que mostraba Ortiz en un club nocturno en una aparente actitud de coqueteo con unas mujeres.

Por el caso y por posesión de armas, el hombre identificado como Félix a. Paulino fue condenado a dos años de prisión luego de ser arrestado en un automóvil frente a su casa de Lowell cuando le encontraron una pistola de calibre 22 cargada debajo de su asiento.

El Globe indica que la extorsión se produjo luego de que Félix A. Paulino y el exjugador compartieron una noche en una habitación privada de un club identificado como Venu, en el distrito teatral.

“Paulino grabó en vídeo a Ortiz charlando con varias mujeres. A pesar de que el vídeo supuestamente mostraba a Ortiz haciendo nada más que coqueteando con las mujeres, Paulino telefoneó al agente de Ortiz, Fernando Cuza, y amenazó con vender la grabación al sitio de chismes de celebridades TMZ, a menos que Ortiz le pagara $ 20,000”, detalla.

Dice que Paulino se declaró culpable en el Tribunal de Distrito de EE. UU. en Boston en 2014 por extorsión y por ser un delincuente en posesión de un arma de fuego y fue condenado a dos años de prisión. Agrega que el caso recibió poca atención pública porque un juez otorgó una moción de los fiscales federales para ocultar la identidad de Ortiz, citando sus derechos de privacidad como víctima.

Igualmente, afirma que David Ortiz se identificaba en la acusación de Paulino como “John Doe, un conocido personaje de Boston”.

La nota dice que antes de ser apresado, Paulino fue contactado por Eddie Domínguez, un ex detective de la Policía de Boston que había servido como agente de seguridad residente de los Grandes Medios de Béisbol de las Grandes Ligas desde 1998 hasta 2008, para ayudar al FBI con la investigación de extorsión y que los sostuvieron conversaciones telefónicas y que cuando se reunieron, Paulino cortó el encuentro abruptamente cuando se percató de una vigilancia del FBI. El Boston Globe cita documentos judiciales.

“En una entrevista, Domínguez dijo que no estaba sorprendido de que Ortiz fuera objeto de extorsión. Cuando se desempeñó como agente de seguridad de los Sox, y nuevamente en los años posteriores, Domínguez dijo que aconsejó a Ortiz sobre los riesgos de asociarse con personajes sombríos y exponerse a posibles problemas en el circuito de clubes nocturnos. Dijo que incluso citó a Ortiz el caso de la exestrella de los Patriots, Aaron Hernández, quien nunca se separó de sus amigos de la ciudad natal de Connecticut y fue arrestado por asesinato en 2013. Dijo que Ortiz, todavía enojado con Domínguez por sus preguntas sobre sus amigos, hizo no fue receptivo a sus advertencias”, cuenta el trabajo.

Su asistente personal y las apuestas

Otro caso de vinculación de David Ortiz con personas con problemas judiciales, es el de su asistente personal Félix Leopoldo Márquez Galice, “un dominicano que una vez describió como su hermanastro” y quien tuvo, de acuerdo al periódico, roce con la ley en Boston, donde se hacía llamar para ese tiempo como Edwin Cotto García.

“En 2005, Domínguez, que trabajaba en la casa club de los Medias Rojas, escuchó que Márquez podría estar apostando al béisbol en un momento en que visitaba regularmente Fenway con Ortiz, dijo Domínguez. Alegó que un informante le dijo que Márquez estaba apostando en juegos a través de un barbero dominicano en Roxbury. Específicamente, Domínguez dijo que escuchó que el 24 de julio de 2005, Márquez apostó $ 1,000 para que los Medias Blancas de Chicago derrotaran a los Medias Rojas y apostó $ 1,000 adicionales que los equipos combinarían para anotar al menos nueve carreras. Márquez, cuyo apodo era “Monga”, supuestamente se cobró en ambas apuestas, como ganaron los Medias Blancas, 6-4, en Chicago. Ortiz bateó cinco veces y bateó un jonrón en la derrota”, agrega.