Benzema salva un récord y el Real Madrid clasifica para cuartos

Por Carlos Luis Baron Jueves 12 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Madrid, 12 ene (EFE).- El Real Madrid selló su clasificación para los cuartos de final de la Copa del Rey y salvó su récord de partidos sin perder, con una acción de Karim Benzema en el descuento que sirvió para que el cuadro blanco empatara 3-3 ante el Sevilla en una jornada en la que también certificaron su pase Eibar y Celta.

El conjunto blanco llegó a la cita ante el Sevilla con la idea de alcanzar los 40 partidos sin perder e igualar el histórico registro que consiguió el Nottingham Forest en 1978. Durante muchos minutos del choque, esa marca estuvo en entredicho. Sin embargo, en el último instante, en el minuto 93 y como en muchos momentos del curso, el Real Madrid se salvó de la derrota.

Jorge Sampaoli y Zinedine Zidane hicieron muchos cambios pensando en el partido del próximo domingo, en el que ambos volverán a verse las caras en Liga en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Sin embargo, los nombres menos habituales de Sevilla y Real Madrid salieron al campo dispuestos a dar batalla, sobre todo los primeros, que nunca dieron la eliminatoria por perdida pese a la derrota por 3-0 de la ida.

Mientras que el Real Madrid reservó a Luka Modric, Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Keylo Navas, Dani Carvajal y Raphael Varane, el Sevilla hizo lo mismo con Sergio Rico, Vitolo, Nico Pareja y Samir Nasri, entre otros. Era el turno para los menos habituales y unos tuvieron más fortuna que otros.

Entre los que pertenecieron al grupo de los menos afortunados se encontraba Danilo, que al principio del duelo se marcó un gol en propia meta. Su tanto, tras rematar de cabeza un centro de Pablo Sarabia, dio alas al Sevilla, que acosó a su rival durante toda la primera parte.

En la segunda, apareció Marco Asensio para intentar mantener el récord de partidos sin perder. Marcó un golazo, con cierto parecido al que logró Gareth Bale ante el Barcelona en la final de la Copa del Rey de 2014, y el Madrid pareció respirar.

Con la eliminatoria prácticamente sentenciada, el Sevilla insistió para llevarse la victoria y el debutante montenegrino Stevan Jovetic batió a Kiko Casilla para hacer el 2-1 que aumentó Vicente Iborra. Con 3-1 en el marcador, Sergio Ramos marcó de penalti al estilo Panenka y Benzema, en la última acción del duelo, igualó el choque y el récord del Nottingham Forest. El Real Madrid, suma y sigue.

Tampoco hubo sorpresas en los otros dos estadios con algo en juego. Tanto el Celta de Vigo, en Balaídos, como el Eibar, en Ipurúa, certificaron su billete para los cuartos de final de la competición. El Valencia y el Osasuna tenían una misión casi imposible para remontar y ninguno lo consiguió.

De los dos, el encuentro más atractivo pese a su casi nula trascendencia fue el Celta-Valencia. Con el 1-4 a favor de la ida que logró el cuadro gallego en Mestalla, el choque se presentaba prácticamente como un trámite para los hombres del técnico argentino Eduardo Berizzo.

En el otro lado, Salvador Gonzalez "Voro" necesitaba un golpe de moral para su maltrecho Valencia, que no levanta cabeza en una temporada errática en la que coquetea con el descenso y vaga sin rumbo por la Liga. También por la Copa, en la que ya casi no tenía opciones de seguir adelante después de los anteriores 90 minutos.

Por eso, ambos técnicos apostaron por jugadores poco habituales y unos y otros reservaron a sus jugadores más habituales para dar una oportunidad a otros nombres con hambre de fútbol. Dos de ellos, se reivindicaron. El primero, Giuseppe Rossi, que, después de una primera parte casi sin ocasiones, reactivó el duelo con un buen gol tras un disparo desde fuera del área.

El segundo, el brasileño del Valencia Vinícius Araújo, que volvió de varias cesiones y sorprendió en la convocatoria de Voro 31 meses después de la última vez que entró en una. Marcó el empate tras un error de Gustavo Cabral y reivindicó su presencia en el club. Después, en el minuto 93, el danés Pione Sisto, de falta, hizo el segundo del Celta para desmoralizar aún más a su rival.

En Eibar, con el 0-3 que lograron los hombres de José Luis Mendilibar en el estadio de El Sadar, también estaba todo sentenciado. También, con otras dos alineaciones con ausentes de nombre, el final de eliminatoria concluyó en un partido con apenas un par de aproximaciones peligrosas del Eibar, que lo intentó con dos disparos de Pedro León y de Fran Rico.

Precisamente, el primero sustituyó antes de tiempo a David Junca, que abandonó el césped por lesión en el minuto once. Después, por parte de Osasuna, se tuvo que retirar el portero Nauzet Pérez con una lesión en su hombro derecho. Esas fueron las noticias, y malas, de un duelo que fue intrascendente para los dos equipos. EFE