Algo más sobre la guerra de abril según el periódico Patria

Por Francisco Rafael Guzmán

Una de las cosas que el periódico Patria informaba en sus páginas era la cantidad de calieses y/o chivatos con que contaban las tropas de Wessin, Imbert y las tropas Invasoras, estas últimas que querían aparentar a veces una neutralidad, en las delaciones y ubicaciones para fusilar a algunos civiles indefensos a combatientes constitucionalistas o personas que simpatizaran con los constitucionalistas. Por la delación de un chivato fue que mataron a un colmadero de nombre Nicasio Díaz que tenía su colmado en la c/ Seibo, según versiones de los vecinos y recogida por Patria del 23/06/65, pág. 4.

Fue una práctica  torturar salvajemente a los apresados constitucionalistas que mataban después de apresarlos, antes de matarlos. Eso ocurrió mucho en San Francisco de Macoris, incluso  uno de ellos fue ahorcado y apareció tirado su cadáver en la sección de Jamo La Vega, se trata José Elpidio Mendoza. El cadáver de este último apareció en dicha sección de La Vega y aparentemente lo ahorcaría el nombrado Perelló en la Fortaleza de la provincia Duarte, según Patria del 14 de Julio de 1965, en su página número 4.

El caso curioso, pero no gracioso, por parte de las tropas y/o militares de San Francisco de Macorís fue el del varillero Fernando Martínez, el cual les dijo a esas tropas que si buscaban a su hermano para matarlo que lo mataran a él en lugar de  su hermano. Ellos actuaron en el acto matándolo a él, lo que pone en evidencia la sevicia de esas tropas. También fueron decapitados algún que otro preso en San Francisco de Macorís y a uno de ellos le sacaron un ojo.

El Dr. Abraham Vargas Rosario que participó en los combates de San Francisco de Macorís, el cual combatiendo del lado constitucionalista,  murió en combate, según el periódico patria el 28 de junio de 1965, en su página 6.  Se le atribuía a Abraham haber matado en combate a cinco soldados, antes de su muerte.

Durante La Guerra se registran las muertes de dos sacerdotes católicos, uno que residía en Monte Plata, llamado Juan José, asesinado por la policía de Monte Plata la noche del 22 de junio de 1965, según Patria del 24 de junio de 1965, página 1; ese sacerdote pertenecía a la orden de sacerdotes Scarboro.  El otro era el sacerdote Vicente Rodríguez, cubano de nacionalidad, asesinado por las tropas de Imbert en el Cruce de Haina, según Patria del 2 de junio de 1965, en su página 3. Ni los curas se salvaban.

Todo esto pese a que el alto clero no se pronunciaba en contra de los desmanes y la sevicia de las anti-constitucionalistas de Imbert, Wessin y las tropas invasoras del país. Una parte importante del bajo clero si estaba apoyando a los   constitucionalistas, según el periódico Patria, entre los que citaba a Santiago Hirujo, José Moreno (este vino al país a hacer una investigación de tesis de grado en sociología por la Universidad de Cornal de New York y le cogió La Guerra, cambio de tema de tesis y elaboró una monografía de la guerra, cuyo título original: Barrios en Armas-Revolución en Santo Domingo) y otros. El sacerdote Moreno, según él narra en su libro, hizo una gran labor de trabajo social con los constitucionalistas.

Según las estimaciones del periódico Patria, más de 300 trabajadores portuarios del sindicato POASI participaron como combatientes en la Guerra de abril, en el bando constitucionalista, en diferentes comandos (para mejor edificación consultar el periódico Patria del  1 de agosto de 1965 en su pág. 1). Uno de ese comando tenía el mismo nombre del sindicato: POASI, peo había otros en los cuales participaban trabajadores de POASI, como El Libertador, Pedro Mena, Pedro Cadena, etc., en los cuales participaron trabajadores de ese sindicato. Hubo algunos combatientes formados en las universidades en carreras como derecho, historia y economía que combatieron dentro del sindicato POASI y El Libertador (en la investigación de tesis para licenciatura en sociología: POASI-Análisis Socio-Histórico de un Sindicalismo Clasista, en la UASD, en entrevistas hizo a Barbarin Mojica y Herminio Sosa, los cuales fueron dirigentes de ese sindicato le dieron los nombres de esos comandos).

Entre los combatientes de POASI caídos en la Guerra de Abril, tenemos: Juan Moratín, José Mercedes Pimentel, Jorge Martínez Sánchez, Antonio Astacio, José Olmeda, Pedro Mena, Pedro Pérez y Sabad Reyes. Se registran 8 combatientes de POASI. Teófilo Ortiz alias Pata Blanca, El Titán, como le nombra  en el poema: Lloran las Campanas, aparentemente era del Sindicato de Marinos Mercantes, pues también era un trabajador portuario. Fue fusilado un tiempo después de ser apresado, lo que ocurrió por cuenta del CEFA en Hainamosa, se señalaba a Rolando Hache como el realizó el fusilamiento el 11 de agosto. El CEFA y las tropas de Imbert cometieron un genocidio el 22 de mayo cuando ejecutaron 39 personas que tenían sometidas en Haras Nacionales, según Patria 11 de Junio, pág. 6.  Patria del 21/06/65, pág. 4 da cuenta de 200 bajas en las tropas invasoras entre muertos y heridos, pero que los muertos eran más que los heridos. El 1 de se habla de 30 prisioneros fusilados en Radio Patrulla por órdenes de Hernán Despradel Brache, entonces Jefe policial. Ese tipo de actos no eran usuales en los constitucionalistas. Hasta donde sabemos no cayó un gran propietario: industrial, comerciante o terrateniente en la Guerra de Abril, en ninguno de los bandos, pero si cayeron obreros asalariados, estudiantes, profesores choferes y profesionales como abogados.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta