Alcalde de NY busca reubicar diez mil presos de Rikers Island en nuevas cárceles 

Por Miguel Cruz Tejada jueves 15 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.-La cárcel municipal de Rikers Island, es llamada “El Hogar de los Peores Neoyorquinos” (Home of New York City´s Boldets) y alberga a diez mil presos de toda estirpe.

En medio de un debate local que critica las condiciones deplorables y el recurrente maltrato a los reos por parte de los guardias, el alcalde Bill de Blasio, quien prometió el año pasado, sacarlos de esa prisión y cerrar la cárcel, busca ahora reubicarlos en penitenciarias ubicadas en los cuatro condados.

La movida, ha generado la ira de líderes políticos, funcionarios y activistas, que rechazan tener a esos presos cerca de los centros urbanos de la ciudad.

El vecindario de Mott Haven en El Bronx, es una de las áreas escogidas por la alcaldía para abrir una de las nuevas cárceles.

Después de una mayor presión por parte de los defensores de reclusos y el gobernador Andrew Cuomo, el alcalde anunció ayer miércoles un plan para construir una nueva cárcel allí y renovar tres instalaciones existentes fuera de la isla Rikers.

El Tow Pound en Mott Haven, una instalación de la policía, abrirá una nueva cárcel como parte del plan de la ciudad para crear prisiones más pequeñas y seguras.

Los otros sitios son los centros de detención en Queens, Brooklyn y Manhattan.

El alcalde  dijo que habrá un proceso de revisión pública para recabar opiniones de los comunitarios sobre  las cuatro ubicaciones de las cárceles.

“Me sorprendió saber que la administración ya seleccionó un sitio para una nueva cárcel en El Bronx”, dijo en un comunicado  el presidente del condado de Bronx, Rubén Díaz Junior.

La medida requiere reducir la población carcelaria de la ciudad a la mitad que serían 5,000 presos. Eso tomará aproximadamente 10 años, según la administración municipal.

Los defensores de presos, y la administración de Cuomo, dicen que se puede hacer en tres años.

“Espero que, en el futuro, esta falta de alcance no sea un presagio de la cantidad de aportes de la comunidad que la gente de mi municipio tendrá en este proceso. Espero que la administración presente a mi oficina un esquema detallado de sus planes para una nueva cárcel, y examinaré esos planes cuidadosamente a medida que avance el proceso”, advirtió Díaz de origen puertorriqueño y nacido en El Bronx.

La alcaldía  también anunció planes para renovar tres instalaciones existentes fuera de Rikers Island.

Los defensores de reclusos instaron al alcalde a acelerar el plan.

“Los planes de la ciudad para cerrar Rikers Island avanzan en la dirección correcta, pero cerrar las instalaciones lo antes posible debe ser un objetivo explícito para el alcalde de Blasio”, dijo Tina Luongo, que dirige la práctica de defensa criminal en la Sociedad de Ayuda Legal (The Legal Aid Society).  “No podemos permitir que nuestros clientes y otros neoyorquinos de bajos ingresos experimenten un sufrimiento continuo a manos de los guardias correccionales de Rikers por otra década”.

El grupo también estaba “preocupado” de que el plan no requiera una instalación en Staten Island. Los funcionarios electos en ese distrito están vehementemente en contra de la idea.

El alcalde y otros han dicho que las cárceles de la ciudad mantendrán a los reclusos más cerca de sus juzgados, sus abogados, sus familias y otros sistemas de apoyo.

Las tres instalaciones existentes se ampliarán y modernizarán, dijo la ciudad.

Cuando se le preguntó acerca de la violencia en esas instalaciones existentes y antiguas, de Blasio dijo que estarán más seguras que Rikers Island porque serán remodeladas como instalaciones más modernas enfocadas en la rehabilitación.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar