Acusan a supuesta intermediaria de organizar asesinato del periodista Kuciak

Por EFE martes 14 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO, PRAGA.- El juicio por el asesinato del periodista eslovaco Jan Kuciak, cometido a finales de febrero de 2018 cuando investigaba vínculos del poder con el crimen organizado, tuvo hoy su segunda jornada, donde el testigo principal puso contra las cuerdas a la supuesta intermediaria del crimen, Alena Zsuzsová.

Uno de los acusados del asesinato, Zoltán Andruskó, que optó por colaborar con la policía y llegó a un acuerdo con la justicia para obtener una pena de quince años de prisión, hizo hoy un recuento pormenorizado y preciso de los hechos, en los que ha implicado a Zsuzsová.

Fue Andruskó, según sus propias palabras, quien recibió el encargo de Zsuzsová de eliminar a Kuciak, y obtuvo de ella la primera entrega de la recompensa: 20.000 euros.

Andruskó contactó luego con los ejecutores materiales del crimen: el ex militar Miroslav Marcek, que ayer admitió haber sido el autor del asesinato, y su primo, el ex policía Tomás Szabó, que hasta el momento defiende su inocencia.

Tras el crimen, cometido el 25 de febrero de 2018 en casa de Kuciak, 60 kilómetros la este de la capital, Bratislava, donde también fue asesinada la arqueóloga Martina Kushnirova, novia de reportero, Andruskó dijo recibir otros 50.000 euros también de manos de Zsuzsová.

El testigo principal señaló varias veces que actuó “por miedo” a la intermediaria, una mujer con muchos contactos y que le suministraba información sobre el influyente empresario Marian Kocner, que también está sentado en el banquillo de los acusados sospechoso de encargar el asesinato.

“Toda la información la tenía a través de Zsuzsová. Me describía con precisión la relación de Kocner con los políticos del (gobernante Partido Socialdemócrata) SMER, sus relaciones con (el ex primer ministro Robert) Fico, (el ex jefe de policía Tibor) Gaspar, (el ex ministro de Interior Robert) Kalinak y otros”, dijo Andruskó.

“Kocner sabía cómo conseguir cualquier cosa”, añadió el testigo principal.

Los cuatro sospechosos pueden ser condenados a cadena perpetua revisable.

Andruskó reconoció hoy como “gravísimo error” no haber confiado en la Policía, lo que le llevó a no denunciar las presiones que sufrió de Zsuzsová para seguir adelante con este asesinato por encargo.

El mayor proceso judicial de la democracia eslovaca se produce a pocas semanas de los comicios legislativos, previstos para el 29 de febrero, y donde el gobernante Partido Socialdemócrata (SMER) lidera las encuestas de intención de voto.

El SMER quedó en un primer momento en entredicho por su gestión de la crisis política desencadenada por la muerte de Kuciak, en la que muchos vieron connivencia con el crimen organizado y bloqueo de una investigación ágil y transparente.

El crimen hizo patente para muchos eslovacos la red de clientelismo, corrupción y relaciones entre crimen y alta política que se ha formado en el país, y generó un terremoto político que el pasado marzo aupó a la presidencia del país a la liberal Zuzana Caputova, una abogada y activista que ha hecho de la limpieza judicial y la transparencia el eje de su mandato.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar