Acuerdos políticos y legitimidad

Por Julian Padilla martes 12 de mayo, 2020

Hay que tener mucho cuidado con el querer volver a tomar decisiones electorales ilegitimas. Las elecciones municipales celebradas en el mes de marzo del presente año 2020 no estuvieron respaldadas por la constitución de la república ni por las leyes. Sentamos muy mal precedente.

Sin embargo los partidos políticos que al parecer son el Soberano, no el Pueblo Dominicano, siguiendo sus luchas e intereses bizantinos, no solo impusieron unas elecciones en medio de una pandemia, sino que apoyaron que las mismas se celebraran aunque eran realmente ilegitimas.

En esta ilegitimidad estuvieron todos: los partidos políticos, los candidatos, la JCE, el Tribunal Superior Electoral y hasta el Congreso Nacional.

No estaba previsto que unas elecciones fueran suspendidas, como lo ocurrido en el mes de febrero. Cosa que pudo evitarse si se hubiese tenido gerencia y gestión de proyectos y oídos para oír, pero ese no es el tema
ahora.

Nadie podía suponer una pandemia, como la que tenemos aun fuera de control en el país. Con más de 9000 personas contagiadas y rumbo a 400 muertos en los próximos 3 o cuatro días y un pronostico mínimo de 650
fallecidos para mediado de junio.

La constitución dominicana no prevé en ninguno de sus artículos, que el presidente de la república, el vicepresidente y los congresistas, permanezcan un minuto más después de las 10 am del próximo 16 de
agosto. Ni establece forma alguna para que estos puedan continuar.

Ahora queremos venir con una serie de interpretaciones que no figuran en la letra de la ley. Estamos como las denominaciones cristianas, eligiendo los textos preferidos de la Biblia para entonces en base a su interpretación
conveniente montar una nueva denominación y comenzar a facturar diezmos.

Queremos ahora tapar el sol con un dedo. Cuando la única realidad que tenemos, es que si las elecciones no pueden celebrarse antes del 16 de agosto, se requerirá la modificación de la constitución para dar legitimidad
a lo que se haga, es decir, a los acuerdos políticos.

Hemos hecho una propuesta concreta, para que se modifique la constitución de la república, y de esta manera el Presidente del la Superna Corte de Justicia sea habilitado para fungir como presidente interino durante tres meses a partir del 16 de agosto.
Si es necesario elegir otro presidente de la Suprema nada lo impide. Pero que este monte unas elecciones el tercer domingo de Septiembre, con una Segunda Vuelta posible el tercer domingo de octubre y un cambio de mando el 20 de noviembre.

Conjuntamente con esto, entendemos sano, que se tenga un nuevo pleno de la Junta Central Electoral y Suplentes. Para garantizar que los resultados serán respetados por los candidatos que no resulten electos.

Mi propuesta es simple. E invita a la pro actividad: Acción Responsable Oportuna. Es decir, actuar ahora, no esperar que sucedan las cosas y luego con el agua al cuello tener intentonas de todo tipo. Como siempre se ha hecho de forma descarada en cada tranque electoral.

Es un hecho, que aun no se ha controlado la pandemia. Los muertos siguen aumentando. Mueren un promedio diario de 8.26 personas y se contagia un promedio de 230 personas diarias. Aun no llegamos a 40 mil muestras y si la aplicamos a un promedio diario tenemos menos de mil muestras diarias procesadas. (754) al día de hoy. La curva de ciclo al
parecer será más larga que las doce semanas tipo. Y fácilmente nos encontraremos aun aplanando la curva todo el mes de junio.

Aunque esto duele, también es real, los partidos políticos venían ya desprestigiados junto a sus cúpulas políticas. Lo que han decidido los partidos no representa necesariamente el interés de las grandes mayorías.
Sino los intereses de las cúpulas políticas partidarias.

Algo también lamentable es que el pueblo dominicano no confía en la Junta Central Electoral. Y cambiarla junto a sus suplentes, es una decisión que se puede tomar desde ya. Ustedes mismos, partidos políticos, dirigentes, cúpulas, tampoco confían en ella, pero su ambición de poder y su miedo, los impulsa a elegir lo que creen es un mal necesario.

Y se olvidan, que siempre y ahora más que nunca, no se aceptan ni aceptarán los resultados electorales.

Aun estamos a tiempo, de tomar las decisiones que merece el pueblo dominicano, esto no implica necesariamente decidir hoy mover las elecciones, pero sí de tener la cobertura para la potencialidad de mover la fecha y dejar en el ajuste constitucional previsiones para cubrir situaciones similares en un futuro no lejano.

Seamos proactivos, seamos verdaderos líderes visionaros, buenos gerentes y mejores ciudadanos. Anteponiendo la salud y el interés nacional a nuestros intereses partidarios.

 

Por Julián Padilla

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar