Acto público del MPD en Santiago, en 1960

Por Ramón Antonio Veras

Introducción

1.- Cuantas veces observo que en nuestro país amplios grupos humanos se entregan por entero al libertinaje, razono en el sentido de que aquel que procede como un libertino, es porque no sabe el sacrificio que le ha costado a nuestro pueblo disfrutar hoy de la facultad de obrar de una u otra manera.

2.- Me voy a permitir narrar un episodio del desafío de jóvenes de la comunidad de Santiago, a la tiranía de Trujillo, para poner en práctica la libertad de reunión y de expresión.

I.- El MPD en Santiago, en 1960

 3.- El año 1960 avanzaba y mi indignación contra la dictadura se acentuaba. Mantenía contactos con diferentes grupos opositores a Trujillo en Santiago dispuestos a actuar para que desapareciera el régimen trujillista.

4.- Yo tenía informaciones de que varios exiliados dominicanos habían regresado al país a enfrentar a Trujillo y se encontraban en la ciudad capital. Se habían agrupado en un partido que respondía al nombre de Movimiento Popular Dominicano (MPD). En los primeros días del mes de agosto, un amigo me comunicó que los directivos del MPD vendrían próximamente a Santiago para hacer un mitin. Le dije que me mantuviera al tanto para estar presente en la actividad.

5.- El día 2 de agosto de 1960, a las cuatro horas de la tarde, previa convocatoria de boca en boca, un grupo de jóvenes, principalmente estudiantes, nos reunimos en el mismo centro del Parque Colón. El encuentro se hizo a instancia de los dirigentes del Movimiento Popular Dominicano, Máximo López Molina, Andrés Ramos Peguero y Florisell Erickson.  Luego de hablar Nelson Beato, hizo uso de la palabra Andrés Ramos Peguero, quien sugirió que hablara   uno de los jóvenes presentes a nombre de los jovencitos de Santiago presos en La 40. Manuel Bueno, se ofreció a hablar como miembro de la UGRI, pero en razón de que de los que estábamos ahí de la UGRI, quien había salido recientemente de La 40, era Manuel, decidimos sustituirle y pronuncie un breve discurso.

6.- Posteriormente, ya concluidos los discursos, Máximo López Molina dijo que el próximo paso sería salir del Parque Colón y desfilar por el centro de la calle Presidente Trujillo (hoy calle Del Sol) para desafiar a Trujillo y que el pueblo viera que se podía luchar contra la dictadura.

7.- Doce de los presentes marchamos portando la bandera roja y negra del MPD. Una vez llegamos a la calle 17 de Julio (hoy San Luis), frente al edificio de correos, fuimos interceptados por miembros del Servicio de Inteligencia Militar, quienes nos llevaron detenidos a la Fortaleza San Luis, donde nos esperaban el general Oliva García, Alicinio Peña Rivera y Ursino Guzmán Liranzo.

8.- A cada uno nos preguntaron los nombres, apellidos y dirección de nuestros domicilios, y nos despacharon. En la noche de ese mismo día, mi casa y la de Nelson Beato, ambas ubicadas en la calle General Valverde, fueron rociadas con gasolina aunque no incendiadas. De igual manera, la casa de la familia Erickson, ubicada en las proximidades del Parque Imbert, fue asaltada y destruidos sus ajuares.

9.- El viernes 5, el mismo grupo, ya más amplio, celebró otro mitin en el ensanche Presidente Trujillo (hoy Pueblo Nuevo). Allí fuimos atacados por militares, policías y civiles paleros dirigidos por Miguel Aracena, Guarino de la Cruz y José de León (a) Joseíto Boca Mocha. Algunos resultamos detenidos y trasladados al cuartel de la Policía.

10.- Después de la actividad, a cuatro de los apresados nos pusieron en libertad, porque los servicios de seguridad comprobaron que teníamos que trabajar en el Censo Nacional que se iniciaba el domingo 7. De los otros detenidos, varios fueron sometidos a la justicia y condenados a una multa de RD$5.00, entre ellos, Máximo López Molina y Gabriel Belliard. Otros miembros del MPD fueron agredidos con palos, tubos de hierro y piedras, recibiendo heridas en distintas partes de sus cuerpos.[1]

11.- Recuerdo que Andrés Ramos Peguero, fue condenado a cuatro meses de prisión porque, según dijo el juez, ofendió con palabras al Poder Judicial, al expresar en la sala de audiencias sus opiniones de lo que era la justicia bajo el régimen de Trujillo. Evidentemente, fue un revanchismo político lo que se hizo contra Ramos Peguero, quien durante el régimen de los doce años del doctor Balaguer, fue desaparecido en el Cuartel General de la Policía Nacional. Todavía hoy no se sabe dónde descansa su cadáver.

12.- Es bueno destacar que las manifestaciones públicas realizadas en agosto de 1960 en Santiago, fueron las únicas que se hicieron en esta ciudad desde 1946, cuando la Juventud Democrática se manifestó públicamente contra el régimen imperante. [2]

Idea final

 13.- El contenido de este escrito, tiene por finalidad llamar la atención de lo mejor de nuestro pueblo para que sepa valorar el ejercicio de las libertades públicas y haga uso de las mismas cuantas veces sea conveniente y de utilidad.

[1] La Información, 11 de agosto de 1960.

[2] La Información, 12 de agosto de 1960.

 

Por: Ramón Antonio Veras

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar