Acabar con todos  los corruptos del mundo

Por Francisco Rafael Guzmán sábado 28 de abril, 2018

Ave María gratia plena

Tanto que se habla hoy día de la corrupción de los jefes de Estado, lo que nadie debe poner en duda es que la corrupción arropa a muchos jefes de Estado y funcionarios, se podría pensar que la gran mayoría de los jefes de Estado y de los funcionarios importantes de las burocracias estatales han estado envuelto en actos de corrupción. ¿Por qué el autor de este artículo hace este aserto? Porque la corrupción es sistémica, pues el modo de producción capitalista bajo la hegemonía del capital financiero (hegemonía de la fracción financiera de la clase burguesa) domina en prácticamente todo el mundo capitalista o, lo que es lo mismo, en casi todo el mundo de hoy día. Después de la caída brutal, estrepitosa, del socialismo en Europa del Este y en casi todo el mundo, con la excepción de Cuba, Corea del Norte y Vietnam, el modo de producción capitalista es dominante en casi todo el planeta. Desde antes de esa caída del socialismo en casi todos los países donde existía, lo que no ha sido para bien porque la sociedad humana en general viene siendo menos justa que antes, se impuso el modelo neoliberal en la economía como gestión práctica y hasta los economistas en su gran mayoría se adhirieron conceptualmente hablando al paradigma neoliberal de la ciencia económica en casi todo los países mundo.

La burguesía financiera se hace hegemónica con el triunfo del modelo neoliberal en la economía, aproximadamente a partir de mediados de los años 80, lo que se da cuando los gobiernos de algunos países subdesarrollados no exportadores de petróleo en su mayoría se vieron obligados a negociar la deuda externa pública, ya que no podían honrar los compromisos establecidos con grandes bancos del mundo (Eximbank de Nueva York, Banco Alemán, Banco Español, Banco de Inglaterra, bancos franceses y bancos suizos). Muchos gobiernos de países subdesarrollados que no tenían petróleo no le podían pagar a los grandes bancos del mundo porque subió su factura petrolera, como consecuencia de las alzas de los precios del petróleo que los países árabes provocaron y porque además algunos países -como la República Dominicana- consumían más petróleo mientras el precio de esta materia prima auxiliar subía porque importaban más vehículos, debido esto último a la aparente necesidad de modernizar el transporte de carga en los años de la década de 1970. Algunos países subdesarrollados no productores y mucho menos exportadores de petróleo no negociaron la deuda, pero adoptarían medidas severas o inexorables en la economía por su cuenta, como las que les impuso el Fondo Monetario Internacional a otros -entre ellos República Dominicana, Venezuela, Jamaica, Brasil, Argentina y Chile en América Latina- al prestarle algún dinero para pagar intereses vencidos a los grandes bancos del mundo. Triunfó el neoliberalismo en casi todo el mundo hacia mediados de los años 80 aproximadamente y con el mismo la burguesía financiera se hizo hegemónica, como fracción de clase de la burguesía. A partir de ese momento gobiernan los banqueros en el mundo.

 

Según Marx, en su obra: La Lucha de Clase en Francia de 1848-1850, cuando el duque de Orleans (Luis Felipe) fue elegido en el umbral de la década de 1830 para gobernar la república francesa, al ser acompañado de regreso al Hôtel de Ville -después de una noche de celebración del triunfo- por el banquero liberal Laffitte, Luis Felipe le dijo a este último: a partir de ahora dominarán los banqueros. La que dominó y se hizo hegemónica como fracción de clase de la burguesía en Francia fue la burguesía financiera, para esa época.

La fracción financiera de la burguesía es la fracción hegemónica y dominante después de mediados de los años 80 en casi todo el mundo, en casi todos los países del planeta. Ahora bien, todavía no había eclosionado el proceso tecnológico contemporáneo, lo cual viene a ocurrir a principios de los 90 o en el primer lustro de la década de los 90, con el uso masivo de la tecnología electrónica: telefonía sin hilo, uso de la computadora a gran escala y la internet. Sin esto último la globalización de la economía no hubiese sido posible, siendo esta última la que pone la diadema al modelo neoliberal en la economía y toda las consecuencias que ese modelo trae.

Ahora bien, la génesis del modelo neoliberal y de la globalización capitalista partió de las crisis petrolera y de la deuda externa de los gobiernos de los países subdesarrollados con los grandes bancos de los países desarrollados. Esos bancos recibieron grandes depósitos de dinero de los países árabes, con el superávit de 179,000 millones de dólares en aproximadamente un lustro a partir de 1973 (no todo el dinero de ese superávit fue depositado en esos bancos, pero si mucho de ese dinero), por lo que dichos bancos querían ganar dinero con ese capital pasivo de esos depósitos, pero para prestar dinero necesitaban que los deudores, muchos de los cuales se habían atrasado en pago de intereses, les pagaran. Sólo era posible eso con las medidas impuestas por el FMI o con medidas semejantes tomándola cada país por su cuenta, triunfó el modelo neoliberal impuesto directa o indirectamente por el Fondo, ganarían los bancos y también en un corto plazo la burguesía industrial de los países industrializados que tenía una crisis de sobreproducción y la superó al encontrar mercado para sus mercancías al cabo de poco años, porque se abrieron las importaciones con las medidas exigidas por dicho organismo financiero.

Todo el mundo debe saber que el modelo neoliberal trajo pobreza, desempleo, migraciones internacionales, etc. Ahora bien, también trajo la corrupción con la hegemonía del capital financiero, con la especulación con la mercancía dinero, con el negocio de este. Es bueno que se sepa que fue el Fondo Monetario el que impuso el negocio de las divisas, la compra y venta de monedas extranjeras se convirtió en un negocio lucrativo, se especuló desde los años 80 y se especula hoy día con el negocio de los dólares, siendo los bancos los que se benefician y propician esto. Eso es corrupción aunque lo permita una ley o decreto. Es corrupción que las aseguradoras, controladas por los bancos, se beneficien de los ahorros de los asegurados y de los fondos de pensión. El Estado es un gran responsable de la corrupción, la burocracia gubernamental es una gran responsable de la corrupción, pero también lo es la una parte de la sociedad civil, la parte de ésta vinculada el capital financiero. La burocracia gubernamental, en sus estamentos más altos, crea la estructura jurídica que permita al capital financiero yugular en las fauces a la mayoría de la población y a la vez privilegios para esos grandes funcionarios, llegando a la colusión con fracción financiera de la burguesía para empobrecer a las grandes mayorías y beneficiarse un grupo pequeño de funcionarios y banqueros de la pobreza de muchos.

Hoy día se acusa de corrupción a muchos gobiernos que en algún momento han tomado medidas anti-neoliberales o que iniciaron procesos de reformas sociales o revoluciones antiimperialistas. Sin embargo, quienes acusan han propiciado el modelo neoliberal, el capitalismo flexible (capitalismo salvaje), probablemente muchos más corruptos que los acusados por ellos. No es que quien es más y quien es menos corrupto, no se trata de eso se trata de Patas Arriba-La Escuela del Mundo al Revés (Eduardo Galeano), se trata de quien evalúa es el que debe ser evaluado. No podemos coger el rábano por las hojas, sino por la raíz. Es el modelo neoliberal el que debe ser destruido y con ello se extinguiría la corrupción o se reduciría ella a su mínima expresión. No es tan fácil destronarlo, pero es necesario si se ama la justicia, primero que nada es destruir el modelo neoliberal y reducir los efectos de la globalización capitalista. Cada país debe poner aranceles y quitar algunos si es necesario al país que necesite solidaridad de otros, pero primero atender las necesidades de la población nacional, atender primero las demandas y necesidades de su mercado nacional y después el mercado internacional o mundial. Cada país o gobierno debe prohibir el mercado privado de las divisas, poner control estatal en todo este negocio, al igual que fijar controles de precios. Además, control por parte del Estado de los fondos de pensión, que estos no sean administrados por empresas privadas y la nacionalización de la banca, nada de bancos privados, si no bancos del Estado. Debe haber libertad sindical y una escala móvil de salarios para los trabajadores, estos (los salarios) deben ser incrementado según crece la inflación.

Nada de esto permiten el modelo neoliberal y la hegemonía del capital financiero. El modelo neoliberal impuesto por el Fondo Monetario Internacional es deleznable y abominable, por lo que debe ser destruido. Es un anatema que padecemos desde mediados de la década de los 80 y se ha puesto su diadema con la globalización capitalista que comenzó en los inicios de los 90, causante esta última del aumento de la pobreza absoluta y de la pobreza relativa en el mundo. Los avances en la tecnología electrónica, sin los cuales y sin los cambios políticos no habría globalización,  el uso abusivo de ella le ha servido al capitalismo flexible     (capitalismo salvaje) de la era de la globalización para idiotizar los individuos y no dejarlos ser sujetos sociales, individuos que no piensan y hasta pierden la noción del tiempo y del espacio. Son estos últimos (con sujetos sociales) con los que debemos contar y no con el uso abusivo ellos mismos hacen de la tecnología electrónica que nos convierte en asociales.

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar