Yomares Polanco, y sus derechos….

Por Francisco S. Cruz sábado 11 de julio, 2020

Ningún candidato debería autoproclamarse ganador; pero los aspirantes a diputados de ultramar del PRM lo han hecho por encima de la Junta Central Electoral (JCE) y las leyes electorales y en franca borrachera triunfalista. Ya es una cultura antidemocrática en ese partido, pues igual hizo el virtual presidente electo en las municipales: declaró ganador a su partido sin esperar el conteo final de la JCE.

A favor de Yomares Polanco podríamos decir que fue, de los aspirantes a diputado de ultramar, que expuso una propuesta -de iniciativas novedosas- y que se comprometió con las comunidades, si ganase -como defiende- cumplir y realizar en beneficio de la diáspora.  De los que han sido, hasta la fecha, solo se conoce, a duras penas, sus nombres; pero ni una iniciativa de impacto o beneficio pueden exhibir; aunque desde el año 2012 dicen representarnos.

Pero ¿cuáles son los argumentos centrales de su defensa? Sencillo, el aspirante Yomare Polanco sustenta que: 1) que, en la Circunscripción 1 hay seis mil votos nulos, 2) que el PRM, autoproclamándose ganador, quiere condicionar a la opinión pública y alzarse con una victoria que no le pertenece -a sabiendas de que la JCE está hablando de conteo preliminares no finales u oficiales-, 3) que ha solicitado, a través de su partido -el PLD- que se lleve a cabo la revisión de esos seis mil votos nulos y aún no han revisado u  obtemperado las Oclees de New Jersey, Filadelfia, Washington DC y Reading, 4) que, cuando se aplica el método de D’hondt -una especie de sumatoria y división proporcional-, no hay aritmética que demuestre que él no salga electo; encima de que el PRM pretende que para diputado se calcule a partir de la votación presidencial y no de la legislativa que es la que corresponde a ese nivel de elección; y 5) las mayorías de las Oclees de la Circunscripción 1, no la JCE per se, no tuvieron la voluntad de acogerse a lo que la legislación electoral vigente -las leyes 136-11 y 15-19- consigna.

Él tiene derechos ciudadanos, políticos y electorales que la ley le otorga; y la JCE está obligada a garantizárselo, y también su partido -el PLD- a defenderlo y acompañarlo como lo está haciendo. Esto último, sin ambages ni titubeos.

El aspirante Yomares Polanco está pidiendo una revisión de los votos nulos en toda la Circunscripción número uno de ultramar, que abarca: New York, New Jersey, Boston, Filadelfia, Reading, Maryland, Washington, North-Carolina, Lousiana e Illinois-Chicago. Y tiene ese derecho, a esa revisión, no por un invento o capricho suyo sino por ley. Es decir, que no está mendigando nada ni pidiendo lo que la ley no consagra.

En los cálculos y argumentos que Yomares está enarbolando hay razones valederas que no se pueden tirar al zafaron por obtemperar a una ola de triunfalismo que puede conllevar injusticia y conculcar derechos. ¡Así no!

Exigimos que se escuche y se respete los derechos del ciudadano y aspirante a diputado de ultramar Yomares Polanco, porque todos vimos como fue el único de los aspirantes que les dio contenido y presencia a sus aspiraciones, porque en verdad las propuestas de los demás, que se han autoproclamado ganadores, solo la conocieron ellos y su partido, no la diáspora. Él hizo la diferencia y merece que la JCE, como consigna la ley 136-11 y 15-19, le garantice su derecho y su voz.

 

Por Francisco S. Cruz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar