Yo también quisiera participar en el día de reyes, por favor permítanme nacer

Por Osvaldo A Basilio Reyes sábado 7 de enero, 2017

La Iglesia católica Dominicana, a la que se le han unidos las iglesias evangélicas, miembros del congreso y la mayoría de los miembros de la sociedad Dominicana, han estado a la defensa del derecho a la vida, oponiéndose de manera enérgica a que el aborto sea permitido legalmente. El aborto es un tema complicado y conflictivo, ya que se trata de un asunto muy humano y social, que en su práctica pueden estar en juego la vida de la madre o del niño o niña, que al final de cuenta ambas son importantes para nuestra sociedad, que en consecuencia deben ser preservadas también deben ser preservadas por el respeto a Dios que es el creador y dueño de la vida por medio de nuestros padres.

Mucho se ha hablado del posible riesgo que puede resultar a la madre como consecuencia de un embarazo no deseado, no siendo el aborto la mejor solución para evitar tal riesgo, ya que muchas mujeres han vivido su vida amarga e infeliz porque ese embarazo constituía la única oportunidad para ser madre.

Debe trabajarse grandemente en la prevención, educación por parte de las autoridades, padres de familia, medios de comunicación y sociedad en general, alertando a las jóvenes y adolescentes sobres los riesgo y consecuencias negativas cuando resultan embarazada a destiempo y ayudarles a crear defensa frente a algunas personas poderosas que de alguna manera ejercen influencia sobre las adolescente que por su edad prematura ven la vida como una fantasía, haciendo víctimas esas personas inescrupulosa e inconscientes a esas jóvenes indefensas.

La interrupción de la vida por medio del aborto puede hacer mucho daño a la sociedad, si se toma en consideración que esa vida humana destruida pudo haber sido un ciudadano o ciudadana útil para nuestra sociedad y particularmente para con sus padres.

Nuestro señor Jesucristo dijo en su paso por el mundo, dejen que los niños vengan a mí, ya que de ellos es el reino de los cielos.

El aborto en algunos casos puede asimilarse a la EUTANASIA, que significa muerte por piedad, crimen este aunque por más justificado que parezca está prohibido legalmente, por lo que se requiere que se hagan todos los esfuerzos necesarios para salvar ambas vidas, tanto de la madre como del niño en caso de existir un riesgo inminente.

La madre y el niño ambos sanos sin constituir el embarazo un riesgo para ambos pueden ser víctimas de intenciones oscuras y malsanas que no le importarían ni al niño ni mucho menos a la madre, ya que sabemos por experiencia que en nuestro país la mayoría de las cosas se corrompen.

Ahora bien en el aspecto legal nuestra constitución, carta magna, ley de leyes, o carta sustantiva, en su artículo 37, trata del derecho a la vida expresando ‘‘QUE EL DERECHO A LA VIDA ES INVIOLABLE, DESDE SU CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE’’ por lo que el aborto es inconstitucional, también nuestro Código Penal en Su Artículo 295 Expresa ‘‘QUE EL QUE VOLUNTARIAMENTE MATA A OTRO SE HACE REO DE HOMICIDIO, que en el presente caso podría asimilarse a un infanticidio ’’.

El aborto es una acción anti-Familiar, que con su práctica puede evitar el nacimiento de una incipiente familia. Por lo que señores legisladores analicen a conciencia antes de admitir legalmente una práctica que es a todas luces anti-humana y anti-familiar.

No está de más recordar la canción del famoso cantante Español Manolo Galván ya fallecido, que en la canción titulada HIJO DE RAMERA, cuenta como una madre fruto de una violación le nació un niño para quien ella consagro toda su vida, por la felicidad que sentía con el acompañamiento de su niño que alegraba su tristeza de víctima, convirtiéndose el niño en defensor de su madre cuando le decían el calificativo de ramera por parte de los descendientes de los mismo que la habían violado en sus edad de adolescentes . Resulta axiomático, que un hombre con sus actos puede hacer infeliz a una mujer, cosa que un niño nunca lo haría con su madre.