Ya sabemos porque les temen a Punta Catalina

Por Daniel García Santana

El 24 de febrero del 2017 publique un artículo titulado: ¿Por qué les temen a Punta Catalina?, en el cual explicaba algunos de los beneficios de esa generadora para nuestro país y mis razones por las cuales representantes de sectores políticos y empresariales se oponían a la conclusión de esa obra del Gobierno Dominicano, sustentados con débiles argumentos y sin ningún indicio de su verdadero miedo.

El temor a Punta Catalina quedó evidenciado con los buenos resultados de producción de energía eléctrica en su período de prueba de la primera unidad, en el cual casi siempre se mantuvo por debajo de su máxima generación.

Por ejemplo, durante su período de prueba y hasta el 22 de mayo, la unidad uno de esa planta aportó al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI)  229,829.6 megavatios/hora (MW/h), que facturados al costo del mercado spot representan una facturación de RD$1,637.6 millones.  Además, sirvió de paliativo ante el déficit causado en ese momento por la salida de algunas plantas que estaban en mantenimiento mayor y otras por averías.

Tomando como partida que la segunda unidad de esa planta termoeléctrica es similar a la encendida en su período de prueba, con las dos generando esos números se duplicarían en un tiempo similar.

Los recursos resultantes de la puesta en servicio de la primera unidad de la Termoeléctrica Punta Catalina no fueron a parar a las cajas registradoras de generadoras privados, como hubiese sido sin ella, y la planta sirvió para paliar el déficit de energía presentado en los últimos días de su período de prueba. De ahí, partimos para decir que el temor es una realidad para quienes adversaron a Punta Catalina durante todo su proceso de construcción, cuando algunas voces interesadas pidieron la detención de su ejecución.

Punta Catalina ya no es un proyecto, sino una obra ejecutada por el gobierno del presidente Danilo Medina, y que aportará alrededor del 35% de la demanda nacional de electricidad.

Con Punta Catalina generando a toda capacidad, se tiene proyectado que el país se ahorrará US$441 millones anuales (unos RD$20,286 millones) por concepto de la reducción del subsidio y un menor gasto en la generación de electricidad.

Esos recursos, en su mayoría, irían a parar a las cajas de generadores privados, y ahora el Gobierno tendrá la oportunidad de invertirlos en obras sociales, construcciones de hospitales, escuelas, etc.

Punta Catalina además produce energía a un menor precio en comparación con los actuales, será la base del sistema de generación de energía, lo cual obligará a los demás generadores a reducir sus costos de generación para ser competitivos, con la conversión de sus unidades a combustibles de más bajos costos.

Los dominicanos continuaremos sintiendo que la inversión, la espera y la resistencia del Gobierno frente a los adversarios, valieron la pena por los buenos resultados de Punta Catalina para la mayoría.

Por Daniel García Santana

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar