“¡Y vuelvo y vuelvo”!

Por Rolando Fernández

Esa es una frase memorable, sobre la cual dicen algunos que fueran correligionarios, u oyentes ocasionales del Dr. Joaquín Balaguer, expresidente de la República durante varios periodos electivos de cuatro años, que era utilizada por el caudillo, con su tono de voz muy característico, cuando se encontraba fuera del poder, como “anuncio” de su regreso inminente al mismo.

Sí, cuando se percataba de las ejecutorias fallidas, como de las inobservancias, que, en términos económicos, monetarios, y sociales, venían incurriendo quienes estaban sustituyéndole.

Le estaban abriendo de nuevo las puertas del Palacio Nacional, con sus acciones indeseadas. Claro, al viejo también le gustaba el cargo de presidente de la República.

Era obvio que, por su vasta experiencia en el manejo del Estado nuestro, y conocedor de la idiosincrasia de los dominicanos, advertía que su regreso al mando de la cosa púbica a nivel local era más que previsible, por razones obvias.

Y era que, prevalecían las comparaciones de lugar entonces; las frustraciones que se verificaban en la población; y los desencantos notorios en la gente, respecto de cuántas   muevas esperanzas   cifradas por la población se veían frustradas.

También, el pensar generalizado de que los cambios esperados, en términos personales, como   nacionales no llegaban; y, que parecían estar más lejos cada vez.

Todos esos factores hacían que el viejo zorro político se sintiera deseado de nuevo por sus conpatriotas, y que aquel sustentara su aceptación de retornar a la dirección del gobierno con ese decir; ¡“y vuelvo y vuelvo”!

Luego, por lo que hoy se viene notando en torno a la administración estatal de las nuevas autoridades electas, es muy posible que, en estos momentos, un pensamiento similar al del Dr. Balaguer, entonces, esté pasando por las mentes de los predecesores del actual Gobierno, y que éstos hasta osen externarlo púbicamente, debido a la forma en que se viene procediendo desde el mismo, después de que tantas intenciones de cambios favorables para el país y su gente, fueran enarboladas durante el pasado torneo electoral.

La opinión de muchos en tal sentido es que, todo se está limitando ahora, a entretener a los ciudadanos con demagogias, propagandas politiqueras, y las llamadas posverdades etc.

Que hoy, todas aquellas palabrerías de otrora, lucen solo en presente como ofrecimientos aéreos de campaña; y, que parece ser están muy lejos de cumplirse los mismos. La verdad es que, muy poco se advierten las reivindicaciones de que se hablaba entonces, tan esperadas por el pueblo.

Es innegable que, hasta ahora, no se ha estado más que en presencia de lo mismo anterior, con amplios rasgos de empeoramientos en determinados aspectos nacionales, aunque quizás algunos crean que no.  ¡Tendrán sus razones los que menos!

Sí que son innegables entre otras cosas hoy: la inseguridad ciudadana; el alto costo de la vida presente, la corrupción estatal; las insoportables cargas tributarias; un sistema de seguridad social (salud) en franco deterioro, como abusivo por demás. y, una superior espiral alcista de la deuda externa, con el agregado de hipotecar la soberanía nacional cada vez más.

Además, también han estado algo presentes en esta ocasión, las promesas de obras públicas hechas por el Gobierno, que difícilmente se realizarán durante esta gestión, salvo que no sea con dineros provenientes de la concertación de más empréstitos con los organismos internacionales de financiamiento; o, con recursos condicionados que aporte el poderoso y gravitante sector empresarial nuestro, que de ordinario ata de pies y manos a los políticos del patio, en términos reciprocatorios después. ¡Bien malas ambas cosas!

Entonces, “el vuelve y vuelve”, podría estar en camino de producirse de nuevo, tal cual ocurriera en el pasado; y, no solamente en el caso del Dr. Joaquín Balaguer, sino de otros exmandatarios también, a menos que, el panorama político actual “ejecutorio” se despeje, y que se introduzcan reales cambios, como actitudes estatales que favorezcan a la población, y al país mismo, tales eran las expectativas que se cifraron a partir de los comicios celebrados en el año 2020.

 

Autor: Rolando Fernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar