Y todavía nos preguntamos ¿Quién tiene la culpa?

Por Alexis Alcantara lunes 27 de marzo, 2017

A veces prefiero no leer los diarios, porque me generan un estado tenso que debe convivir con las presiones diarias de mi cotidianidad. Sin embargo cuando se efectúan atentados contra la salud y la seguridad es natural que busquemos informaciones más acabadas para tener una comprensión más detallada de los hechos y poder formularnos una versión real de lo que ocurre.

Pero de repente, en esa búsqueda de informaciones nos encontramos con otras que nos resultan totalmente desagradables y de comprensión absurda, que nos llenan de preocupación y de más tensión.

Ante la grave ola de violencia que algunos dicen que es percepción y otros alegan ser el final de los tiempos, nos encontramos la información de que la comunidad política Dominicana, responsable directa de todos los males que nos aquejan, recibirá 800 millones de pesos, como fondos asignados desde el Estado para su parasitaria existencia.

Sin embargo, observamos una gran cantidad de demandas sociales, que no son satisfechas por la insuficiencia de fondos del mismo Estado, que toma los impuestos que todos pagamos para ese inefable propósito.

Mientras se libra una batalla de desgaste en la opinión publica de que los corruptos deben ir presos, la normativa responde entregando el premio a esos mismos que la sociedad pide condenar.

Hemos sido como país demasiado permisivos y hemos aceptado la infausta concepción de que no se puede hacer nada, nada mas falso!

Aun los que tratamos de mantenernos alejados de la jungla partidista que como epidemia nos toca a todos directa o indirectamente, cuando contemplamos la forma descarada en la cual los partidos políticos deciden agenciarse leyes para mantener el estado vegetativo, corrompido y analfabeta y en el cual, muchas veces, las hazañas de nuestros atletas (la mayoría nacidos y criados en otros países) nos confunde y nos hace lanzar expresiones de alegría y falso orgullo patrio.

Nos duele hasta los huesos, tener que aceptar que ante la gran estrechez económica que no permite al Estado y específicamente a los Gobiernos atender demandas sensibles de la Sociedad en su conjunto, se tengan leyes que obliguen a entregar recursos a los partidos políticos, más aun cuando estamos a más de 3 años de tener otra contienda electoral, en la cual muchos de esos recursos van a parar a manos de personas que alaban o critican al gobierno de turno, en cuñas publicitarias y spot de radios y televisión.

Entonces ante este círculo vicioso nos preguntamos ¿Quién tiene la culpa?

 

Apple Store Google Play
Continuar