¿Y quién mide el factor Danilo en las encuestas?

Por Humberto Salazar viernes 13 de julio, 2018

Con la publicación de una lluvia de ¨encuestas¨, peor que la dejó la tormenta Beryl, se pretende crear la percepción de que están definidas las candidaturas que se van a enfrentar en las elecciones del 2020, cuando apenas estamos en el 2018, porque parece ser que algunos creen que es cierto que somos todos unos idiotas o no sabemos ¨conceptualizar¨.

En las ultimas semanas, mientras se bloquea la Ley de Partidos en el Congreso Nacional, la estrategia consiste en vender la dualidad Leonel contra Abinader, mientras se olvida que lo importante en este momento sería medir el factor Danilo y las ejecutorias del gobierno en el resultado de las próximas elecciones.

Porque el Partido de la Liberación Dominicana depende esencialmente de los resultados económicos y sociales del gobierno de Danilo Medina y de continuidad de quien desee ser candidato de ese partido y quiera convertirse de un político normal en un proyecto de poder con posibilidades de ganar las elecciones.

En las ciencias matemáticas un factor es ¨cada una de las cantidades que pueden multiplicarse para formar un producto¨, aplicado a las próximas elecciones, es imposible para cualquier candidato ignorar que para tener posibilidades de ganar, sobretodo si es peledeísta, tendrá que sumar la cantidad mas alta de adherentes que tiene ese partido que son los que simpatizan por Danilo Medina.

Y como de matemáticas de trata, lo vamos a demostrar con números; en las elecciones del año 2012, cuando finalizaba el gobierno de Leonel Fernandez y se presentó Danilo como candidato, el PLD como partido obtuvo en la primera vuelta de esas elecciones, su cifra mas baja desde que volvió al poder en el año 2004.

El partido morado alcanzó solo un 37%, una cifra inclusive por debajo de lo que obtuvo en la primera vuelta de las elecciones de 1996, cuando llegó así 39%; para llegar al 51.2% y mantenerse en el poder, hubo que sumar todos los votos de los partidos del bloque progresista, que también disminuyeron su votación (7.5%) y sobretodo el 5.7% del Partido Reformista Social Cristiano, que fue la clave para ganar las elecciones.

Hay que anotar aquí que el PLD venía disminuyendo su potencial electoral progresivamente desde el 2006, en las elecciones del 2004 había obtenido un 49%, y en el 2008 en la primera y única vuelta disminuyó al 44%, siendo Leonel Fernandez candidato a la reelección.

Posteriormente en las elecciones de medio termino del 2010 quedó por debajo en total de votos frente al Partido Revolucionario Dominicano, que lo desalojó de la #1 en el orden de colocación de los candidatos para el 2012, lo que auguraban los problemas que tendría para poder ganar en las elecciones nacionales.

¿Qué ocurrió y ocurre todavía a partir de la entrada del factor Danilo como parte principal del conjunto de factores que construyen el potencial electoral del PLD?, pues en las elecciones del año 2016, el partido morado obtuvo la mayor cantidad de votos de su historia, 51%, lo que significa que pudo haber ganado sin ningún tipo de alianzas, cosa que nunca había logrado ese partido.

Pero mas que eso, cuando se suman los demás factores que deben dar como producto una cantidad de votos, el PLD, PRD y todos los partidos aliados del Bloque Progresista, sumaron el 63% de sufragios favorables que es un récord electoral que será muy difícil de igualar, esto nos da como resultado, que el factor Danilo sumó un 14% al PLD con relación a las elecciones del 2012, lo que es una cifra significativa que algunos aparentemente quieren ignorar.

Es mas, cada partido del Bloque Progresista aumentó su cantidad de votos, y un PRD disminuido por su división interna fue capaz de obtener sobre el 6%, todos empujados por la ola de votos que provocó el estilo de gobernar que impuso desde el primer día de su gestión el actual presidente.

La política es en realidad una ciencia social que la deciden los números, al final en democracia gobierna quien logre sumar mayor cantidad de apoyos y esto se expresa a partir de la sumatoria de votos obtenidos en unas elecciones, entonces nadie en su sano juicio debería apostar a una confrontación con el factor numérico principal de ese partido que tiene nombre y apellido y es Danilo Medina.

Resulta por demás ridículo entonces publicar encuestas de pronóstico electoral, sobretodo presidencial, sin tomar en cuenta este factor, pues un análisis superficial del porque de los sobresalientes resultados electorales del PLD y Danilo en las ultimas elecciones en comparación con las del 2012, lo que demuestra es un vuelco total de los votantes de la zona rural y los barrios mas pobres de las grandes ciudades a favor del partido de gobierno y el actual presidente.

Y de esto se desprende la necesidad de que el PLD y los partidos que conforman la alianza de gobierno, diagnostiquen el porque los campesinos y los mas pobres y excluidos rechazaron de forma masiva, en el 2012 frente al PRD el partido morado solo ganó en San Juan, La Romana y Santo Domingo, el resto del país se pintó de blanco y rechazó en forma contundente al todavía partido de gobierno, cambiando la correlación de fuerzas en el 2016.

Alguna razón había o hubo, que fue evidentemente revertida por Danilo, para que el rechazo fuera tan generalizado, por lo que nos parece hasta extraña la repetición de la cara de algunos funcionarios ¨quemados¨ del gobierno 2008-2012, que se entretienen ¨caravaneando¨ y son abanderados y hasta voceros de la campaña del ex-Presidente Leonel Fernández, sin que en el PLD se piense en la practica de critica y autocrítica que aprendieron en los ya olvidados círculos de estudio.

Es por esto que resulta imposible medir, publicar o diagnosticar lo que va a ocurrir en las elecciones del 2020, y queremos vender una idea de polarización extemporánea, como si aquí todos fuéramos un grupos de estúpidos o ignorantes, porque falta ubicar el que es factor mas importante en la suma electoral de las próximas elecciones, que no es mas que la decisión que tomará el actual Presidente de la República Danilo Medina.

Así que será mejor que se dejen de seguir jugando al bingo y poner fichas en números que aún no están saliendo, sobretodo dejando sueltos al grupo de extremistas que cree que enfrentando a su propio presidente y a su propio gobierno va a ganar las próximas elecciones, les podemos augurar que si siguen por ese camino están destinados a que les canten ¡BINGO!.

Por Humberto Salazar

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar