!y esta oposición! – fueron por lana y salieron trasquilados

Por Humberto Salazar miércoles 1 de marzo, 2017

Se pierde en la niebla del tiempo el origen de la expresión ¨ir por lana y salir trasquilado¨, pero su significado es entendible para todos los que hablamos la lengua del Cervantes, esto ocurre cuando alguien piensa que va a obtener algún beneficio de una situación y todo le sale al revés, lo que obtiene es un gran perjuicio.

Esto le pasó a la oposición política en la República Dominicana con los temas que quisieron imponerle al Presidente Danilo Medina en su discurso de rendición de cuentas del pasado lunes, ya que cuando este responde con una serie de argumentos, que al parecer no esperaban, quedan desinflados y liquidados.

Durante los últimos meses, sobretodo a raíz de la publicación por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, de un acuerdo económico donde las compañías brasileñas Odebretch y Braskem acuerdan pagar una multa por haber cometido actos de soborno, se ha intentado cercar al gobierno con una vasta campaña que incluyó una marcha en la capital donde evidentemente se usaron cuantiosos recursos económicos.

El lema de la lucha contra una impunidad innominada todavía, pues no se ha obtenido nombre alguno por parte de la Procuraduría de Brasil, que es la que evidentemente lleva el caso, ha colmado los medios de comunicación tradicionales así como las redes sociales, en lo que parecía ser un movimiento espontáneo de una ciudadanía que tiene la percepción de que los políticos y los ricos no pagan sus culpas en la justicia.

Solo que esta consigna, adornada con el color verde en gorras, camisetas, tiendas de campaña, sombrillas y todo lo que a usted se le pueda ocurrir, con la que todos estamos mas que de acuerdo en cuanto al fondo, el mismo Presidente Medina dijo en su discurso que ¨el primer abanderado en la lucha contra la impunidad soy yo¨, aparentemente persigue fines ocultos que fueron dejados en evidencia en el discurso del 27 de febrero.

Porque al tema de ¨lucha contra la impunidad¨, se le agregó de una manera tímida al principio, y después en pedidos de voces diversas, que se detenga la construcción de las plantas de Punta Catalina, que están siendo construidas por un consorcio de varias empresas, entre ellas la firma brasileña Odebretch.

Es decir, ya que estamos, pensaron los que tienen intereses en el sector eléctrico, vamos a vincular un tema con otro, de modo que en la República Dominicana seamos mas ¨papistas que el papa¨ y se suspendan los trabajos de esta obra, que está proyectada para ponerse en funcionamiento en el 2018, y que se plantea sea el inicio de la solución a un problema que parecía insoluble, como es el de la producción energética.

Y es que el país mas afectado por las acciones de los directivos de Odebretch es Brasil, y en el gigante sudamericano, antes que detener las obras que están siendo construidas por esta empresa, lo que se ha hecho es darle un espacio a su principal accionista, Emilio Odebretch, a que proceda a reestructurar la compañía, de modo que se garantice que esta siga funcionando a pesar de los escándalos en que se ha visto envuelta.

Claro, que en nuestro país existe, como lo tuvo que revelarlo el Presidente Medina en su discurso, un marcado interés de parte de los que generan energía eléctrica de atrasar o detener los trabajos de construcción de las plantas eléctricas que cubrirán con sus 720 megas, alrededor del 40% de la demanda de energía del país, a un precio que es en algunos casos una tercera parte de lo que se paga en estos momentos.

Hablamos de que con la entrada de Punta Catalina al sistema eléctrico nacional, serán mas de 500 millones de dólares los que saldrán de los bolsillos de los generadores y entrarán como suma a un presupuesto nacional con recursos limitados para satisfacer a una población que requiere de mejoría en servicios esenciales y obras de infraestructura.

Y son muchas las camisetas verdes, banderas verdes, paraguas verdes y marchas verdes, las que se pueden financiar para torpedear un proyecto que afectará de forma negativa a uno de los grupos mas agresivos en el cobro de cuentas al gobierno dominicano bajo la consigna de ¨si no pagas te apago el país¨, un poder que perderán cuando el estado vuelva a entrar al mercado eléctrico.

La reacción de la oposición política ante los planteamientos del Presidente Medina han sido tan vacíos, incoherentes y dispersos, que asumimos no estaban preparados para una respuesta tan contundente y directa sobre los dos temas que han sido el centro de su discurso en los últimos meses: la impunidad y Odebretch.

En cuanto al primero, perdieron la bandera al declarar Danilo que en el gobierno no existen ¨vacas sagradas y que ¨estoy del lado del pueblo en la lucha contra la impunidad y la corrupción¨ aun conociendo que ¨es hora de llamar a las cosas por su nombre. La corrupción es un mal endémico en nuestra sociedad¨.

Y frente al segundo, el contrato que está ejecutando Odebretch, como parte del consorcio que construye las plantas de Punta Catalina, puso en claro quienes podrían estar interesados en que no se realice y la necesidad que tiene el país de terminar una obra que garantizará energía eléctrica las 24 horas a todo el territorio nacional, una situación que no hemos vivido por generaciones en la República Dominicana.

Mal papel para la ¨trulla¨ opositora, creyeron que tenían acorralado al gobierno, que el Presidente Medina le huiría a la confrontación, es mas tenían hasta el guión preparado para exigirle y responderle, solo que como le habló tan clara y responsablemente a la nación se puede decir que ¨fueron por lana y salieron trasquilados¨.

 

Apple Store Google Play
Continuar