Woods, en clínica para lidiar con consumo de analgésicos

Por Associated Press Martes 20 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, (AP).- Tiger Woods se internó en una clínica a fin de recibir ayuda con su consumo de fármacos para mitigar el dolor y combatir un desorden del sueño, reveló este martes su agente, quien dijo desconocer por cuánto tiempo permanecerá ahí el golfista.

Mark Steinberg, de la agencia Excel Sports Management, dijo que no podía divulgar la ubicación de la clínica donde recibe tratamiento Woods. Explicó que el consumo de analgésicos era en ocasiones la única manera en que Woods podía levantarse y moverse durante los días más complicados de su proceso de recuperación, tras cuatro cirugías de espalda.

“Estoy orgulloso de él”, manifestó Steinberg. “Va a ponerse bien, para ser capaz de llevar una vida saludable”.

Woods fue arrestado la madrugada del 29 de mayo, por conducir bajo los efectos de una sustancia controlada. La policía de Jupiter, Florida, lo encontró dormido al volante de un automóvil que presentaba algunos raspones y que estaba mal aparcado junto a una carretera, a unos 24 kilómetros (15 millas de su casa).

Es al menos la segunda vez que Woods busca tratamiento para resolver un problema personal. A comienzos de 2010, permaneció 45 días en una clínica de Mississippi, luego que su matrimonio se vino abajo tras conocerse varias infidelidades del entonces astro del golf.

Woods se sometió a su cuarta cirugía de rodilla después de ganar el US Open de 2008 en Torrey Pines. Aquél fue su 14to título de un major.

A comienzos de 2013, la espalda comenzó a darle molestias. Se ha operado cuatro veces de la espalda desde 2014. En el procedimiento más reciente, se le fusionaron vértebras lumbares hace un par de meses.

“Ha sufrido un dolor inmenso por tanto tiempo que el consumo de medicamentos que requieren receta médica era obligado sólo para que él pudiera levantarse y moverse”, explicó Steinberg. “No pienso que sea correcto decir que esto es una adicción”.

Cuando fue arrestado, Woods apenas podía hablar arrastrando las palabras. No sabía a ciencia cierta dónde estaba ni qué hacía.

Woods le dijo a la policía que estaba consumiendo varios medicamentos. No pasó una sola prueba de sobriedad, aunque los análisis descartaron que hubiera bebido alcohol.

“Lo del 29 de mayo lo conmocionó un poco, tal como debería”, afirmó Steinberg.

Cuando se le preguntó si el arresto sería en ese sentido lo mejor que pudo ocurrirle a Woods, el agente indicó: “Fue una experiencia y un momento muy triste. Gracias a Dios que nadie resultó lastimado. Pero respondiendo a su pregunta, sólo el tiempo lo dirá”.