Wilders : Esta es nuestra tierra, váyase y no vuelva nunca

Por El Nuevo Diario miércoles 1 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, LA HAYA.- El líder ultraderechista Geert Wilders le ha pedido al parlamentario holandés de origen turco Tunahan Kuzu que abandone el país "y no vuelva nunca", a lo que el aludido le ha respondido hoy que su programa político recuerda a "la Historia de los años 30" al pedir "el cierre de las mezquitas".

"Esta es nuestra tierra señor Kuzu, no su tierra. Turquía es su tierra. Váyase rápido y no vuelva nunca", escribió Wilders en su cuenta de Twitter con un enlace a unas declaraciones en las que el diputado le había comparado con Adolf Hitler.

En un encuentro con la cadena pública NOS, Kuzu se reafirmó hoy en sus palabras, justificando que había hecho "un paralelismo" entre el programa político de Wilders, que pide cerrar mezquitas y prohibir el Corán, con el del líder nazi en los años 30, que exigía "prohibir la Torá (libro sagrado judío) y cerrar las sinagogas", aseguró.

Kuzu criticó también al primer ministro, Mark Rutte, debido a una carta pública en la que el líder de los liberales del VVD invitaba a irse del país a las personas que no respeten los valores holandeses.

"La identidad holandesa no es única", dijo Kuzu, sino que depende de los "diecisiete millones" de personas que viven en el país.

Este parlamentario nacido en Turquía era miembro del PvdA ("Partido del Trabajo") hasta noviembre de 2014, cuando fue expulsado junto a otro diputado, Selçuk Öztürk, por discrepancias con la dirección durante un debate sobre las políticas de integración de los inmigrantes.

A pesar de su destitución, los dos continuaron como miembros de la Cámara Baja al formar un grupo parlamentario propio externo al PvdA.

Ambos han levantado un nuevo partido, Denk ("Piensa") que dice defender los derechos de los inmigrantes y los holandeses con doble nacionalidad.

Las últimas encuestas pronostican que Denk conseguirá dos diputados, aunque Kuzu expresó su esperanza de hacerse con "5 escaños".

A dos semanas de las elecciones, la campaña electoral holandesa se desarrolla sin grandes sorpresas y con la ausencia de Wilders, que la semana pasada decidió suspender todos sus actos por la detención de uno de sus agentes de seguridad, el cual fue acusado de filtrar información sobre la seguridad del político a una banda criminal de lavado de dinero negro.

El PVV (Partido de la Libertad) de Wilders encabeza la mayoría de las encuestas, pero ha perdido apoyos en las últimas semanas y la diferencia con el segundo, el VVD del actual primer ministro, Mark Rutte, es cada vez más estrecha.