Wiggins podría perderse los partidos en el Chase Center si sigue negándose a vacunarse

Por NBA MANIACS jueves 23 de septiembre, 2021

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.-La situación de Andrew Wiggins y la vacunación contra el Covid-19 empieza a preocupar en los Golden State Warriors. A pesar de que la NBA no obligará a sus jugadores a vacunarse, la normativa de algunos estados y ciudades sí hace obligatoria una pauta completa de vacunación para acceder a recintos deportivos, por lo que quienes pertenezcan a franquicias ubicadas en estos lugares sí necesitarán la vacuna para seguir trabajando con normalidad. Y una de estas ciudades es San Francisco.

Si bien esta norma no aplica para los jugadores visitantes, los integrantes de la plantilla de Kerr deberán haber recibido sus dosis para poder jugar en el Chase Center. No obstante, Wiggins continúa negándose a vacunarse, y ni siquiera el hecho de verse a obligado a perder 350.000 dólares por cada partido que no juegue parece convencerle. Según Rusty Simmons, periodista del San Francisco Chronicle, los Warriors le han puesto en contacto con un médico especializado en tratar a personas con dudas sobre las vacunas, pero este de momento no ha hecho cambiar al jugador de opinión.

Con todo, podría haber una vía para resolver esta situación. Según señala el propio Simmons, la NBA baraja la posibilidad de conceder a Wiggins una exención por motivos religiosos, lo cual podría ser la manera de lograr que el alero pueda jugar sin recibir la vacuna.

“Estamos trabajando en el asunto de las exenciones por motivos religiosos” afirman desde el Departamento de Sanidad Pública de San Francisco. “Estamos hablando con muchos negocios y con el mundo del entretenimiento para ver cuáles son nuestros siguientes pasos al respecto. Pronto ofreceremos más información sobre este tema”.

Será interesante ver cómo evoluciona la situación y qué decisión toma Golden State si finalmente no existe forma de que Wiggins pueda acceder al recinto. Al fin y al cabo, hablamos de que el jugador se perdería 41 partidos de temporada regular, algo que podría no sentar bien a la franquicia.