Vladimir Tatis

Por Ramón Saba

Nació el 10 de marzo de 1968 en Santo Domingo. Su segundo apellido es Pérez.

 

Narrador, dramaturgo y ensayista. Es licenciado en publicidad, mención Creatividad y Gerencia y técnico de esa misma carrera por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD); completó un curso de Administración de Empresas Culturales en Madrid; es facilitador de formación profesional del Centro Tecnológico del Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP); ha participado en múltiples talleres y cursos complementarios de formación, tales Taller de corte y corrección, Curso de Escritura Creativa, Taller de relatos y de novela, Curso de Autocad V14 aplicado a la iluminación y la escenografía, Taller de Integración de las Artes Escénicas y varios más, tanto en nuestro país como en España. Ha sido profesor de teatro en el Politécnico Profesor Ramón Agustín Corcino; encargado en el área de coordinación y montajes de elementos escénicos para el teatro, cine, publicidad y televisión de Espacio Berges; fundador y director de Vlatape Stands, entre otros.

 

En el haber bibliográfico de Vladimir Tatis podemos encontrar dos títulos de cuentos: La herida de Eva y De castigo en la azotea, además de otros inéditos en pronta vía de publicación. Sus textos han sido incluidos en importantes antologías y con frecuencia publica los hace públicos en la versión digital del periódico El Día.

 

Vladimir Tatis ha impartido talleres de técnicas narrativas y motivación a la lectura en ferias internacionales y regionales del libro, en diferentes ciudades del país como San Francisco, Bonao, Hato Mayor, Gaspar Hernández, Rancho Arriba, Puerto Plata, Neiba, Miches, Santo Domingo, Cotuí, San Juan de la Maguana; en universidades como la UASD, UNIBE, APEC, UTECO y organizaciones culturales.

 

Vladimir Tatis ha sido y reconocido en importantes certámenes literarios de nuestro país, entre los que podemos mencionar haber logrado el primer lugar en Cuentos Juan Bosch de la Fundación Global y Desarrrollo (FUNGLODE) 2014 con el cuento “Con la misma moneda”; segunda mención en el concurso de Radio Santa María 2014 con el cuento “Cerrado por derribo”; segundo lugar con el libro de cuentos De castigo en la azotea en el concurso Proyecto Cultural De la Idea al Objeto 2015; tercer en el concurso de Radio Santa María 2017 con el cuento “Llena eres de lodo” y primer premio con el cuento “Apariencia” en el concurso Alianza Cibaeña 2019.

 

Vladimir Tatis ha formado parte en España de los talleres Biblioteca Pública José Hierro de Usera, Biblioteca Pública Ana María Matute de Carabanchel y Biblioteca Pública Pedro Salina de Puerta de Toledo. En Santo Domingo se ha integrado a los talleres literarios Narradores de Santo Domingo y al Vocal y Consonante.

 

El escritor y crítico literario José Rafael Lantigua considera que Vladimir Tatis es un caso peculiar. Nacido en Santo Domingo, se domicilió desde hace unos veinte años en la capital española, Madrid, donde ambientó –hasta con su aire castizo– “Con la misma moneda”, logrando que se convirtiese en un cuento de atractiva historia, de sencilla trama, pero con un encanto especial en medio de la fuerza que imprime a su prosa narrativa.

 

El también escritor de animador cultural Valentín Amaro estima que, dentro de la más reciente promoción de narradores dominicanos, Vladimir Tatis, emerge como una voz singular, única. Es un contador de historias nato. No hace rodeos a la hora de presentarnos una historia visceral, violenta, sexual y contundente. El escritor chileno Roberto Bolaño dice que el cuentista debe ser valiente y él lo es; sabe que al lector de hoy no se le anda con mareos, pirotécnicas verbales, florituras y demás yerbas aromáticas. Él es un escritor consciente de su papel como cronista y vidente de un tiempo terrible, nefasto y cruel.

 

Finalmente, el escritor y periodista Rafael Peralta Romero asegura que la cuentística de Vladimir Tatis tiene un timbre de originalidad que la distingue de lo común y hace que el lector esté atento a lo que lee. Es disruptiva. De castigo en la azotea ha permitido a este autor demostrar su adecuado manejo del absurdo para construir historias que pueden ser disfrutadas con fruición. La rareza de sus argumentos y personajes no le niegan al texto su entronque con la realidad social y su propio entorno particular. Lo que no es posible en sus cuentos es una reproducción objetiva de los hechos. No hace retratos de los conflictos sociales, sino que traza caricaturas. El cuento tiene sus normas, su ortodoxia, con siglos de vigencia y él ha aprendido la técnica narrativa, y luego parece burlarse de ella con sus personajes verdes o su Ciguapa con París. Realmente compone cuentos con sentido moderno, sin obviar las leyes del género, y lo más importante: escribe como a él le parece, muestra desenfado con sus temas y con su estilo… y le queda bien.

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de un cuento de Vladimir Tatis:

 

Piel de mariposa

Su declive empezó al cumplir los cincuenta. Una resequedad se adueñaba de su ser convirtiendo poco a poco un cuerpo robusto en una pequeña pasa. A esa edad todo empezó a salir mal. Punto medio entre ir o estar, entre venir o quedarse, subir o bajar. Su cuerpo dejó de ser el mismo y la relación con su mujer no volvió a ser normal. Ya casi olvidaban esas promesas de ardor porque no eran capaces ni de encender en un pajar. Cada vez que se abrazaban trozos de piel se quedaban en las manos; en los besos los labios punzaban, las miradas cegaban y las palabras ni se escuchaban. Encima ella decidió encerrarse. Cada amanecer y cada anochecer él notaba que el culo se le asemejaba a un mundo poblado de montañas.

 

Por Ramón Saba

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar