Vladimir Putin y el informe Lugano

Por Francisco Rafael Guzmán

Hace unos días el autor de este corto articulo estuvo viendo y escuchando una entrevista, realizada por una mujer a un ejecutivo que trabaja para una agencia internacional de noticias, en la que daba por un hecho el entrevistado de que existía un  plan de dicha empresa para una campaña mediática, con la finalidad de mantener en zozobra a la población del mundo con informaciones del cambio climático. Al parecer, el periodista que juega un rol importante en las transmisión de noticias, pero que no es quien decide cuales noticias divulgar, no sabía que la entrevista estaba siendo grabada con cámaras y equipo de grabación  ocultos.

No le ocultó a la entrevistadora, el periodista entrevistado, las  malas intenciones de la agencia de noticias que tiene canales de televisión que se ven y escuchan en cualquier parte del planeta y en diferentes idiomas.

Respondió como si divulgar mensajes para amedrentar a la población, que causan pavor en los telespectadores de noticias creando incertidumbre con el destino de la vida en el planeta,  fuera parte de la cotidianidad de los comunicadores.

Como si se tratara de algo lúdico, cuando más bien son noticias que parecen tener su origen en un aquelarre, procedentes de berroqueñas (personas de duro corazón) y su conducta llena de relapsos, como los delincuentes reincidentes. ¿Que ganarían los grandes medios de comunicación o agencias de noticias con que la población del mundo se asuste?  Sin duda, vender noticias o tener vigencia como empresa de noticias y tener quienes les paguen por el servicio de publicidad comercial. Además, les harían un grandísimo favor a quienes venden medicamentos, sobre todo los barbitúricos.

Ahora bien, se comenzó a divulgar un video que presenta un discurso del presidente de Rusia Vladimir Putin, en el cual lanza un reto a Occidente, para que terminen con una campaña que supuestamente busca reducir la población mundial. La campaña a la que alude, el presidente Putin en el video, es la campaña que se da en  favor de la  libertad de elección en la preferencia sexual.

El presidente Putin, según el video y el según traductor de su discurso del ruso al castellano, habla de un plan de homosexualizar a la población mundial con la finalidad de reducirla.

No sabemos si el video es auténtico o apócrifo, aunque creemos más en lo primero que en lo segundo, pero no es la primera vez que se habla de que hay planes de  la élite económica mundial para reducir la población del mundo. Se viene hablando de eso en por lo menos dos décadas. El objetivo sería que las elites económicas del mundo puedan mantener sus privilegios, lo que sería supuestamente imposible si no se reduce la población del planeta. De lo que se trata sin duda es de que no quieren renunciar a sus grandes privilegios.

Hace aproximadamente 22 años (1999)  que Susan George, periodista y escritora, escribió  Informe Lugano y en el 2012 escribió Informe Lugano II, norteamericana por nacimiento y origen, francesa por adopción. Conozco la primera de esas dos obras; la  autora ha escrito varias obras más.

Los planes pueden parecer y suelen ser de energúmenos, depredadores de la madre naturaleza, que viven en una guerra sin cuartel contra esta en la búsqueda insaciable del lucro que se convierte en un desiderátum, como lo fue para Joaquín Amparo Balaguer Ricardo el poder al querer morir ocupando el solio.

En el caso de la burguesía, sobre todo la que es dueña de grandes capitales, su irracionalidad no le permite oír las recomendaciones -los llamados a la conciencia social- que da el ex–presidente de Uruguay José Mujica. En el caso del ex–presidente Balaguer parece que gozaba con solo tener seguidores aunque para ello tuviera que asumir las peores responsabilidades como jefe de Estado. Es mucho más fácil gobernar sin decoro que gobernar con mucho decoro.

Por eso, no erró Gregorio García Castro en su carta a Balaguer que reunía mejores condiciones para gobernar que Bosch, porque Bosch era apegado a las libertades y Balaguer no lo era. Sin embargo, Goyito como le llamaban o apodaban, fue una de las víctimas asesinadas durante  ese anatema que fue el régimen de Los Doce Años, mientras se dedicaba al ejercicio del periodismo y hacia responsables denuncias de corrupción. Es más fácil destruir el planeta que frenar el cambio climático, porque los ricos no quieren renunciar a sus privilegios y prefieren  más la paz  de los cementerios que ceder en sus privilegios.

Ahora bien, los pueblos no se amedrentan cuando la vida está amenazada y la existencia de ella en el planeta. Vamos a ver si los movimientos sociales en favor de la vida no van a eclosionar en todos los países, contra el afán de lucro de los grandes burgueses (sobre todos los grandes empresarios del sector servicio, los grandes comerciantes y los banqueros) y contra los terratenientes, ambas clases depredadoras de la naturaleza.

Si el discurso de Putin es auténtico, hay que prestarle atención, porque quien escribe cree que hay planes de reducir la población mundial y también cree que hay un manejo mediático en el uso de las Vacunas, para hacer negocios y favorecer a las grandes empresas farmacéuticas (Cfr. Miguel Jara: Vacunas, las Necesarias; Barcelona, 2015, 270 pp.).

La incertidumbre cunde en el mundo con las vacunas. Hay que tener cuidado con los efectos secundarios, no soy médico, pero creo que la pandemia agarró un poco desprevenidos a los galenos y las grandes corporaciones farmacéuticas tienen tanto poder que no han dejado que la comunidad científica actué con rigor en los ensayos.

Es a los médicos, como comunidad científica, que hay que tomarles la palabra y dejarlos que investiguen los virus y los antídotos. Podría no solo ser con la inducción a la homosexualidad, partiendo de que de las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo no hay procreación, que se pretende reducir la población, sino también con las enfermedades y los efectos secundarios de los medicamentos.

No estoy en desacuerdo en que hay individuos en nuestra especie que por razones hormonales tienen inclinación a las prácticas sexuales con personas del mismo sexo, pero no creo que sea tan recurrente, creo que es más recurrente la conducta aprendida. Respeto a los homosexuales pero no creo en la inducción a la práctica homosexual.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar